Planificar la decoración del recibidor

Son mucho más que una zona de paso; su imagen da la bienvenida a tu casa. Planifica bien su decoración para que te ofrezca al llegar la mejor impresión.

image
1 de 12
Consola y espejo en el recibidor

La consola es un clásico del recibidor. En este caso, además, sirve de soporte para un espejo apoyado en la pared y una pareja de lámparas que, situadas en los laterales, transmiten sensación de orden. El conjunto, blanco, se funde visualmente con la pared y no recarga el espacio. Lámparas de la firma Tine K Home (355 € c/u aprox.). Encontrarás una cómoda similar de la firma Moycor Vic.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Un árbol en la entrada

Con sus originales formas, los vinilos adhesivos permiten personalizar una zona de paso con una decoración atractiva. ¿La ventaja añadida? Al ir pegado a la pared, no estorba ni un centímetro de la superficie. Por ejemplo, este sticker de la colección Mix, simula un árbol con hojas (52,50 € aprox.). Es de la firma Caselio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Prácticas baldas

Cuando el recibidor es muy reducido, cualquier mueble puede llegar a ser un obstáculo que dificulte el paso hacia el resto de la casa. A menos, claro está, que sea un módulo alto. Como este perchero, de Rivièra Maison, que combina una estantería con cestas en la parte superior y ganchos debajo (479 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Distribuir los muebles en el recibidor

Un elemento clave que conviene tener en cuenta es la puerta de entrada a la casa, ya que en la pared hacia donde abre la hoja no es posible situar ningún mueble. Sin embargo, la que queda despejada ofrece un espacio muy preciado. Aquí, perchero y consola se alinean en un mismo frente. Su acabado, en madera, destaca sobre el zócalo, revestido con la pintura Blancos Naturales, de Bruger (39,86 €/4 l).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Un armario sin puertas

El recibidor puede solucionar la falta de espacio de almacén sin necesidad de recargar el ambiente. El perchero con estante (50,81 €) y los dos zapateros, tanto en forma de banco (60,93 €) como vertical, permiten guardar abrigos y calzado. El conjunto resuelve un problema práctico y transmite una acogedora sensación de casa vivida. Todo es de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Muebles con historia

Una cómoda adquirida en una feria de antigüedades basta para organizar un recibidor singular y con encanto. Sobre ella se agrupan ilustraciones y detalles personales, como la máscara adquirida en un viaje a Venecia. Aprovecha tus aficiones y pequeñas pasiones como un plus que añade personalidad a la casa. Ilustraciones, de Javier de Juan y de Guillermina Royo-Villanova para la revista El Dodo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Zonas de almacén

Concentrar el interés hacia el suelo es una opción cuando se quiere desviar la atención de un techo demasiado bajo. El banco, de Concha Bay, el baúl hecho con latas recicladas, de Expresión Negra, y el cuadro, de Habitat, son tan llamativos que compensan la proporción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Diseño a medida

Si el presupuesto lo permite, un mueble que se adapte al espacio y con la distribución exacta que necesitas es una forma de rentabilizar al máximo el recibidor. Otro aspecto clave es la iluminación: una lámpara de pie o de sobremesa ofrece un ambiente más acogedor que un aplique o un modelo de techo. Mueble diseñado por Pía Capdevila. Lámpara (189 €) y lienzo, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Decoración femenina

Aunque tu recibidor se reduzca a la mínima expresión, puedes decorarlo con gracia. Reviste la pared principal -básicamente la que no tenga puertas- con un papel vistoso; éste es el modelo Toile guinda (39 €/rollo). Fija una balda volada y sobre ella, apoya un espejo (525 €), algún jarrón, velas... Todo, de Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Recibidor y pasillo

Es el caso en el que no hay un distribuidor, sino que desde la puerta de entrada se accede a un corredor que conduce hacia el resto de la casa. Aún así, es fácil crear la apariencia de un recibidor. El truco consiste en delimitar visualmente un espacio. ¿Los elementos? Un mueble con poco fondo rematado con un espejo o un cuadro, un perchero de pared y una alfombra en el suelo que los integre y marque visualmente qué zona se asigna al recibidor frente al resto del pasillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Detalles personales

El recibidor es un adelanto a pequeña escala de lo que se van a encontrar en el resto de la casa. Su decoración, por tanto, debe ser un resumen del estilo que te gusta: moderno, clásico, nórdico... Un perchero o un mueble con cajones para guardar el correo y las facturas revelará tu sentido práctico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Buenas costumbres

La tradición de quitarse los zapatos al llegar a casa es habitual en los países del norte de Europa, donde el frío y la nieve mojan y ensucian el calzado. La costumbre se está extendiendo hacia el sur, y la presencia de zapateros en el recibidor ya empieza a ser typical spanish.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso