Dejen paso a la escalera

Los materiales, el diseño y la decoración que elijas para estas zonas de la casa tienen mucha importancia. Es primordial que las escaleras sean funcionales para no desperdiciar el espacio.

image
1 de 9
Escalera de aire industrial

Diseño ultraligero y pintura en gris acero; una combinación actual para casas con vocación de loft. Si el pavimento es de cemento pulido, como en este caso, se recrea fácilmente la estética industrial. Debajo de esta escalera de dos tramos hay un espacio que gana valor decorativo al convertirse en escenario de valiosos recuerdos personales o tesoros de coleccionista; una bicicleta antigua en suspensión mediante unos hilos de nailon y un foco con trípode dan un aire retro a este rincón con mucho encanto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Entrada libre

¿Una escalera junto a la puerta doble del salón? Sí, siempre que la puerta sea amplia y corredera. El acceso a salones y dormitorios gana importancia con una puerta de grandes dimensiones, de 1,50 m o más. En la imagen, sistema Orchidea, de la firma Maydisa, con una hoja que se aloja en una estructura de chapa galvanizada que queda integrada en paredes de obra y de yeso laminado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Rejilla blanca

Convierte la escalera en un diseño exclusivo al sustituir la barandilla tradicional por un panel alto de rejilla blanca. La seguridad se mantiene, pero la escalera gana interés visual. El panel se fija en suelo y techo, y su forma irregular, no recta, además de no reducir el acceso a la escalera, lo transforma en un elemento más liviano, original y único. En primer plano, una librería saca partido al pasillo. Arquitecto, Enrique Krahe Marina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Una escalera en el centro del salón

La escalera no se esconde, actúa como elemento clave en la distribución y delimita dos ambientes: zona de estar y comedor. Como tiene un único tramo recto y altura considerable, deja libre el paso entre ambos y, por su diseño limpio, mantiene la profundidad visual, sin agobiar el espacio. Se prioriza la circulación y por ello, no hay decoración alguna alrededor; los materiales que combina son suficientes para integrarla en los ambientes. Los peldaños de madera restan frialdad a su estructura de acero, que se pintó en un tono similar al suelo de mármol. Es una idea de la arquitecta Charo Escobar Casas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Destaca la escalera en negro

Esquemática, sus peldaños ofrecen un vivo contraste con las paredes blancas. El diseño también se simplifica al máximo, para que el negro acentúe el impacto visual. En línea con la arquitectura más vanguardista, se elimina la balaustrada, los escalones se adosan al tabique, y se sustenta en un eje de acero que traza una diagonal entre las dos plantas. Reforma realizada por Inmoap.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
En una escalera sinuosa y elegante

Una escalera que arranca junto a la ventana es una buena idea, porque da luz a un hueco generalmente oscuro. Y en este ambiente ambas forman una excelente pareja con el color blanco en común. El banco (577 €) y los cojines vintage realzan por contraste el diseño curvado de la escalera, y la lámpara de araña (239 €) es un detalle retro ideal con el pasamanos de madera; todo, de la firma House Doctor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Iluminación óptima en el hueco de la escalera

La luz natural procedente de una o más ventanas cercanas a la escalera propociona más seguridad de día. La pintura en blanco de las paredes y en los peldaños, aquí siempre antideslizante, potencia esa claridad. Las opciones de iluminación artificial son numerosas: focos en hilera cerca de los escalones o en el techo, apliques y lámparas colgantes. En estas escaleras se instalaron ventanas eléctricas Integra, de Velux, recomendadas cuando el accionamiento manual es difícil, como aquí; tienen un acabado en poliuretano blanco (desde 1.047 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Escalera funcional

En este salón, el comedor aprovecha el hueco vacío junto a la escalera, pero además, debajo de éste se realizó un armario empotrado. La escalera deja de ser un espacio difícil para convertirse en un aliado en la distribución y en la capacidad de almacenaje. También se integra fácilmente con madera en sus peldaños y el rodapié que dibuja un zig zag que protege la pared. Mesa, de Luca. Sillas, de Pilma. Decoración, Inma Barata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Envejecida

Una escalera de madera gana con el paso del tiempo. Su textura original, el desgaste y los surcos o vetas más marcados tienen encanto. En ambientes así, el color de las paredes más próximas a ella es tan importante como la textura. Los tonos de otras épocas, tan evocadores, están de moda: azul, añil, gris, rosa harinoso, humo, efecto óxido, ocre... Elige entre pinturas de firmas como Flamant.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas