22 rincones de lectura con encanto

Solo necesitas un asiento cómodo, buena luz y un libro para crear tu burbuja perfecta. ¡Feliz Día del Libro!

Rincones de lectura
DR
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con vistas al mar

Una colchoneta situada sobre una estantería de libros se convierte en un punto perfecto para leer bajo una ventana.

En el dormitorio

Este dormitorio era tan espacioso, que su propietario decidió crear en él un rincón de lectura con una chaise longue, una lámpara de pie con forma de flexo XL y una fotografía en gran formato.

El lujo de la sencillez

Con tres simples cojines, se ha creado una zona de lectura perfecta aprovechando el hueco de esta ventana de forma arqueada.

Elegante

Claves del éxito de este rincón de lectura: Una chaise longue en un color sereno, una mesita auxiliar con base de metal y una lámpara de tres patas y sobre de madera.

Estilo clásico

Da protagonismo a tu rincón de lectura con un icono de la decoración: el sillón chester.

Efecto mariposa

En este rincón se han mezclado de forma muy acertada las texturas: el cuero de la silla Butterfly, la madera de la mesita auxiliar y el metal de la lámpara.

A todo color

En este hotel de Menorca una alfombra delimita la zona de lectura con una butaca vintage tapizada en color berenjena y un flexo de metal verde.

Madera y negro

En esta combinación, el negro y madera consiguen unificar las piezas.

En un lugar privilegiado

En este dormitorio, al final de la escalera de caracol, el sillón y el reposapiés de los Eames nos invitan a relajarnos con un buen libro.

Tocar la fibra

Una butaca vintage, un puf de bambú y una lámpara de pie de madera: todo lo que neesitas para crear (con éxito) el rincón de lectura perfecto.

Doble función

En este salón, bajo la ventana se colocó un banco que sirve, en un extremo, como asiento para comedor y, en el otro, como un nido con cojines en el que introducirse entre las páginas de un buen libro.

Tu rincón
DR

Nada mejor para leer una chaise longue acompañada por una lámpara de pie y una mesa auxiliar de estilo marroquí. El baúl es un recuerdo de familia.

Con mecedora

En una esquina de este salón se ubicó un acogedor rincón de lectura de estilo rústico con mecedora Grönadal, lámpara de techo PS Maskros y alfombra de yute reversible Ternslev. Todo, de Ikea.

Nos quedamos colgados

De esta estantería suspendida combinada con una comodísima chaise longue. Nos pasaríamos horas leyendo aquí...

Buen contraste

Las paredes de piedra de esta casa de campo se entienden perfectamente con la butaca Coconut de Nelson.

Ir hacia la luz

¿El mejor lugar para situar una butaca en la que sentarte a leer? Sin duda, una ventana por la que entre mucha claridad. Si, además, cuenta con una librería cercana, el resultado es inmejorable. En la imagen, butaca, de Ikea, lámpara de pie de metal, de Monpas, e insecto decorativo, de Los Peñotes.

Mezcla de estilos

Una butaca de estilo clásico francés combina a la perfección con este taburete indsutrial que hace las veces de mesa de apoyo.

Con almacenaje

Junto a este comedor, se aprovecho el espacio de debajo de la ventana para colocar un banco con almacenaje perfecto para sentarse con un buen libro.

Arriba y abajo

En este biblioteca encontramos dos zonas de lectura: un cómodo sofá con cojines y una estructura con red para leer en las alturas.

Idea sencilla

Si has colocado una librería en una de las paredes de tu hogar, arrima una silla con unos cojines o una piel que le dé confort y una mesita baja. Siéntate, coge un libro y piérdete en sus páginas.

Dos en uno

Si eliges un sillón-cama tendrás un rincón de lectura en el que sumergirte a diario y un espacio para que duerman tus visitas ocasionales.

Al sol

En la terraza de este piso, una silla Acapulco y un taburete cerámico ofrecen el lugar perfecto para leer aprovechando el buen tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso