Pasillos y distribuidores bien decorados

Aunque su función primordial es conectar espacios, los pasillos y distribuidores tienen mucho que aportar a la decoración de la casa. ¿Sabes cómo?

image
1 de 11
Exposición de fotografías

Este pasillo se ha transformado en una exposición de fotografías, colocadas en estantes específicos para cuadros a la izquierda y colgadas en la pared, a la derecha. La mitad interior se decoró con sendos zócalos de madera con cuarterones lacados en blanco y un aparador. Es una idea de Juia Rouzad, de Goodmoods.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Una consola

Adosada a la pared, permite crear composiciones atractivas con complementos. Aquí, la consola se decoró, a la izquierda, con un bodegón formado por libros, jarrones y una mini zona de bar.

A la derecha se situó una caja de madera envejecida y entre ambas, se colocó un libro con una portada vistosa.

Debajo,un cesto de fibra entona con el acabado oscuro de la madera. En cuanto a la pared, la ventana y el cuadro forman una composición simétrica, aunque si tu pasillo es interior, puedes lograr el mismo efecto con dos láminas. Consola Club, de la firma House Doctor. En 180 x 45 x 75 cm (860 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Banco de madera

La mochila del gimnasio, la bolsa donde llevas la comida al trabajo, el maletín... En nuestro día a día manejamos tal volumen de material, que a menudo parece que nos vamos de viaje.

Un banco cerca de la puerta principal te permitirá centralizar los accesorios y, de paso, evitará olvidos.

Aquí,la pared sobre el banco de madera envejecida se decoró con un mural de print cartográfico (159 €), y sobre él, se fijó un perchero (59 €). Ambos, como la bolsa, son de Lexington.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Alfombra

Es costumbre crear una antesala del recibidor, cerrada con puertas, para proteger mejor el interior de la casa del frío y de las corrientes. Por muy pequeño que sea, merece la pena decorarlo.

¿Nuestra propuesta? Textiles que abriguen y den calidez al ambiente: una cortina a modo de cortaviento y una alfombra que unifique esta zona con el recibidor para que éste último parezca más amplio cuando las puertas estén abiertas.

Modelo Cuello, de Liv Interior, en 140 cm (129,90 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Con un banco de hierro

Además de decorativo, ofrece múltiples posibilidades tanto en su superficie como en el espacio que queda debajo. La única condición es que su fondo no obstaculice el paso.

Ten en cuenta que, para que un pasillo resulte cómodo, deben quedar al menos 90 cm despejados. Estas cestas son idóneas para guardar revistas y plaids. De Affari: banco Wiliam, de hierro (199 €); fundas de cojín (22 € c/u); cestas Karin, de fieltro (desde 50 €/3) y alfombra Fernando (desde 45 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Sala de lectura

Si el distribuidor tiene ventana, podrás instalarte en él para devorar tus libros. El truco es adaptar los muebles a las peculiaridades del espacio. Aquí la estantería alta, pero estrecha para no recargar el ambiente, y el revistero de pared facilitan la circulación.

Como el color blanco se funde con los muros, el rincón parece despejado, mientras que la butaca, de piel, se convierte en la pieza protagonista (125 €).

Estantería blanca (800 €); soporte de revistas (29 €); lámina  (65 €); plaid bicolor (18 €) y manta azul. Todo, de la firma Ib Laursen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Escritorio

Existen muebles con poco fondo que añadirán encanto a la zona de paso. Este escritorio tiene las medidas idóneas para un distribuidor mini: ancho de 70 cm, fondo de 35 cm y alto de 130 cm, para escribir alguna nota rápida sin sentarse.

Además, sus cajones resultarán muy prácticos para almacenar facturas, volantes del médico, sobres...

Es importante instalar un aplique de pared orientado hacia la superficie. Añade un cuadro y una alfombra, y será una de las zonas más coquetas de la casa. Escritorio (219 €), en www.car-moebel.de

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Cómoda pintada en amarillo

La introducción de un mueble en un acabado inesperado o la ubicación de una pieza en un lugar atípico añaden personalidad. Esta cómoda recuperada y pintada en amarillo, el espejo de cuerpo entero colocado sobre ella en lugar de en el suelo, el llamativo letrero rojo y el ventilador vintage forman una composición con carácter. Letrero y ventilador de Naluz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Silla, cesta y espejo

Fíjate en esta imagen y tapa con la mano el espejo y la cesta, para calcular cómo quedaría este rincón sin ellos. Pierde gracia, ¿verdad? Los accesorios son un elemento clave en decoración.

Aquí, la cesta otorga una función a la silla: al verlas juntas, se piensa en una tarde agradable -por ejemplo, tejiendo-, mientras que sin la cesta, solo veríamos una silla arrinconada que no cabe en el comedor.

Por su parte, el espejo centrado en la pared, unifica visualmente la cómoda y la silla, que gracias a él, forman una composición equilibrada. Silla (130 €), cesta (50 €/3) y espejo (65 €). Todo, de Affari.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
En un retranqueo

Con frecuencia, los pasillos tienen una profundidad diferente a la de los ambientes que conectan. Convierte esa irregularidad en una ventaja.

Este diseño se adapta al espacio, y con sus estantes verticales, horizontales y cuadrados, añade dinamismo a la zona de paso. ¿El plus? La trasera y los laterales terminados en curva por encima de la balda superior, realzan la importancia de los complementos que cobijan. Mueble, en 100 x 25 x 75 cm (649 €). Es de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Chaise longue

La decoración en blanco de paredes, puertas, ventana y suelo, aporta una luminosidad extra a este pasillo, amuebladocon una chaise longue tapizada a tono.

A ella contribuyen los cuarterones de espejo de las puertas, que reflejan la luz y la multiplican. La alfombra, a rayas blancas y negras enfrentadas, potencia la geometría de los perfiles blancos
de las puertas.

Chaise longue, de El Anticuario de Belén. Alfombra Stockholm, de Ikea. Proyecto, del estudio RÄL 167.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso