15 escritorios para inspirarte

Estos rincones te harán un poco más sencilla la labor de ponerte a trabajar o estudiar. Está permitido (y recomendado) copiar sus ideas.

image
Mid-century

Este escritorio de madera de roble con dos cajoneras suspendidas combinado con una silla de cuero y metal nos traslada a los Estados Unidos de mediados del siglo XX. Todo en Maisons du Monde.

1 de 15
Disfrutar del paisaje

Pon un bosque ante ti para unas tardes de estudio inspiradoras y en calma con este papel pintado de Murals Wallpaper.

2 de 15
Recurrir a los básicos

Metal y madera, blanco y negro. Estas son las sencillas claves de este rincón de trabajo de Disset.

3 de 15
Colorterapia

Entre las propiedades que se le atribuyen al azul destacan las de relajar y favorecer la concentración y la reflexión. En esta casa parisina (que puedes ver, aquí), lo han llevado a la práctica pintando con este color la pared del escritorio.

4 de 15
Colores vitamínicos

Una silla de un color vivo será un estimulante a la hora de hincar los codos. Añade algunos otros toques alegres, como figuras y arte, para una dosis extra de motivación, tal y como hicieron en este piso (que puedes ver, aquí).

5 de 15
A cuadros

Un papel pintado a cuadros, como el modelo Astrid de Sandberg, es una buena forma de aportar interés a tu zona de estudio sin perturbar la paz que necesitas para concentrarte.

6 de 15
Lo justo y necesario

¿Te distraes con facilidad? Opta por un escritorio minimalista y coloca solo las herramientas que vas a usar para estudiar y trabajar. Puedes ver el resto de este piso, aquí.

7 de 15
¡Más madera!

Panela con madera las paredes de tu zona de trabajo para aportar calidez. Puedes añadir unas cestas colgadas para tener todo organizado. En la imagen, propuesta de La Redoute.

8 de 15
Bien aprovechado

El ingenio atrae al ingenio. Proyectar bien el escritorio en el que trabajas puede ser un buen estimulante para conseguir nuevas metas. En este loft (que puedes ver, aquí), aprovecharon un rincón con una viga gracias a un escritorio y unas estanterías a medida.

9 de 15
Incorporado

Un tablero que nace de una unidad de estanterías es una original forma de conseguir un escritorio con almacenaje. Lo hemos visto en un piso familiar de estilo nórdico (que puedes visitar al completo, aquí).

10 de 15
Con historia

Un escritorio con historia puede resultar muy inspirador. Recorre mercadillos en busca de piezas de segunda mano o rescata muebles que hayan pertenecido a algún antepasado para crear un rincón con carácter, como han hecho en esta antigua pensión reconvertida en vivienda (que puedes ver, aquí).

11 de 15
Ventana de color

Delimita la zona de estudio con un rectángulo de un color vivo, como han hecho en esta propuesta de Bruguer.

12 de 15
Visualiza tus metas

Nada mejor para motivarte que rodearte de arte y de imágenes que te ayuden a visualizar tus metas (o la recompensa por conseguirlas). Si vas a regalarte un viaje a Nueva York al terminar tus estudios, una lámina del Empire State te ayudará a ir a por ello. Puedes ver el resto de este piso, aquí.

13 de 15
Fórmula perfecta

Una lámpara de diseño + arte minimalista + una paleta de tres colores = un escritorio perfecto. Esta propuesta y el color de la pared son de Jotun.

14 de 15
Papel protagionista

Desde Caselio nos aportan esta idea: una única tira de papel pintado que añada un toque diferente a tu estudio.

15 de 15
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso