12 entradas decoradas con estilo

Aunque solo pasemos en él unos segundos, el recibidor es lo primero que vemos al llegar a casa. Si quieres una acogida feliz, decóralo con mimo.

image
1 de 12
Ventana en el recibidor

Merece la pena distribuir la decoración a su alrededor para que la luz y el paisaje se conviertan en protagonistas del espacio. Aqui los visillos Enmmie blanco no llegan a tapar las jambas (12,95€/2). Papel vinílico (7,54€ m2). La alfombra acrílica y lavable es ideal para casas con jardín de campo (189 €). Todo de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Cálida bienvenida

Ya sea mini o grande, el recibidor desempeña una misión clave: ofrecer a quien venga la primera imagen de tu casa. A ello se suma la dificultad de que, al ser una zona de paso, nadie permanecerá en ella el tiempo suficiente como para deleitarse con sus detalles. Su decoración se centra, más bien, en lograr sensaciones: alegría, sofisticación... Esta pared ocre transmite la impresión de que entramos en una casa cálida. Las botas nos llevan a imaginar escenas familiares, y bajo el banco, la cesta con periódicos evoca apacibles tardes de lectura. Pintura Amarillo Natural, de la colección Colores del Mundo, de la firma Bruguer (23,95 /4 l en Bauhaus).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Percheros personalizados

En zonas muy húmedas, los impermeables y chaquetones mojados no se pueden guardar en un armario. Conviene colgarlos en un perchero hasta que se sequen. Estos cuadros, uno por cada miembro de la familia, indican el lugar que le corresponde a cada uno. Fundamental: que los materiales soporten la humedad sin estropearse. Friso de abeto teñido (15,95 /m2), pintura ultralavable Luxens (29,95 /4 litros) y aplique Jips (35,95 ). Todo se vende en Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Déjame el abrigo...

¿Sueles organizar reuniones en casa? Una alternativa al célebre montón de prendas que se apilan sobre tu cama es colocar un perchero en el recibidor. Lo ideal es que sea un modelo que no obstaculice el paso y que tenga un diseño vistoso para que resulte decorativo. Si cuelgas un capazo con flores, enriquecerá el ambiente incluso sin abrigos. Perchero Playa Blanca, de la firma Rivièra Maison (59,95  aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
La carpintería, en contraste

La sencillez de un recibidor se puede compensar con un uso atrevido del color. Estas paredes se han revestido con un papel de fondo turquesa. A partir de él, la puerta de entrada se ha pintado en azul nórdico mientras que sus jambas, así como las puertas que conducen a las habitaciones, se han revestido en marfil. El contraste es tan atractivo, que basta una silla -a tono con la puerta-, un plato en la pared y una alfombra para decorar el ambiente. Papel de la colección Un Bisou, de la firma Eijffinger, distribuida por Coordonné (70,38 /rollo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Piezas heredadas

Consolas, escritorios, muebles de imprenta con múltiples cajoncitos... Las antigüedades, o los diseños que evocan el mobiliario de antaño, imprimen un aire señorial al recibidor. Si además cuentan con compartimentos, serán perfectos para clasificar el correo y guardar las llaves. Aquí, un grabado enmarcado en la pared, una lámpara retro sobre el mueble y una alfombra en el suelo completan el look. Buró Delfino, en 77 x 47 x 107 cm (1.677 ), en www.portobellostreet.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Galería de arte

Una composición de fotos y láminas logrará un ambiente personal, que dirá mucho de ti y tus gustos. Existen diversas opciones. Las imágenes en blanco y negro, con marcos oscuros, darán un aire sofisticado al recibidor; las sepia, enmarcadas en madera natural, un toque nostálgico; y las imágenes en color, unificadas con marcos blancos, añadirán dinamismo al ambiente. Complétalo con un banco. Sobre éste, las mantas de la firma Lexington transmiten un mensaje: has llegado a un lugar seguro; entra, acurrúcate y descansa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Espejo en la pared

Además de muy útil para confirmar tu outfit antes de salir, éste tiene un marco profundo donde colocar jarrones o velas. La pared, decorada con un zócalo de molduras, eleva el nivel decorativo del recibidor, que resulta cálido gracias al mural de lana y a la textura de los cojines (desde 65€). Banco (290 €). Espejo en 60x90 (100 €) de Hübsch.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Espacio de almacén

¿Y qué hacer con el aluvión de gorros, bufandas y guantes? Una solución consiste en organizarlos en contenedores y dejarlos a mano. Eso es lo que se hizo en este recibidor. Bajo el perchero se colocaron cajas con ruedas, que facilitan su desplazamiento a la hora de la limpieza, y cestas. En el diseño con tapa se guardan los complementos poco atractivos a la vista, como paraguas plegables o los balones infantiles. Cajas, de la firma Hübsch: de madera antigua, en 43 x 45 x 25 cm (80 €) y en madera de roble, en 43 x 45 x 33 cm (250 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Paredes bicolor

Cuando el recibidor es un pasillo, existen recursos para evitar el “efecto túnel”. Uno de los más efectivos es utilizar un revestimiento diferente en la primera mitad del pasillo, para acortarlo visualmente. Aquí se realizó un zócalo en color Esenio turquesa bajo el tono Aura, blanco roto. Enfrente se situó una estantería Do It Yourself, realizada con cajas de frutas decoradas a juego. Pinturas Titanlux Candence, ecológicas, sin olor y con la certificación A+ de máxima calidad del aire interior (23,95 €/cubeta de 4 litros con rejilla).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
En espacios mini

Cualquier recibidor, aunque sea diminuto, se puede decorar con gracia. Fíjate en esta imagen. Si la pared apareciera desnuda, nadie diría que la casa tiene un pequeño recibidor. El espejo incluye una repisa de tan solo 10 cm, ideal para dejar en ella las llaves o el correo, pero lo suficientemente estrecha para no obstaculizar el paso. Debajo, un perchero permite colgar el bolso al llegar a casa. Espejo, de House Doctor, en 35 x 10 x 50 cm (desde 99,90 €). En www.car-moebel.de

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Decorar la puerta

La parte interior del recibidor es un elemento más de la decoración y por tanto tiene su importancia. Molduras, cuarterones y un picaporte con encanto, lograrán que el recibidor tenga su carácter. Este además se decoró con letras (2,95 €); tope con forma de elefante (18 €); carro (146 €) y percheros (6 € c/u). Todo de Ib Laursen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de De paso