Nueva imagen para el recibidor

Quiero cambiar las paredes del recibidor de mi casa. De frente al acceso a la vivienda hay una escalera y, a la izquierda, el pequeño recibidor. Tengo un mueble en color wengué con un espejo. El suelo es de tarima en un tono claro y las puertas por las que se accede al resto de habitaciones son de roble provenzal. Actualmente, las paredes están pintadas en un tono salmón y amarillo, separados por una cenefa de escayola. Los complementos son blancos, verdes y amarillos. ¿De qué color puedo pintar el recibidor y las paredes de la escalera? ¿Quito la cenefa?

Nuestro primer consejo es que quites la cenefa. Por lo general, los recibidores no son estancias muy amplias y recargar las paredes puede hacer que parezca más pequeño el espacio. Además, si prescindes de ella, tendrás un ambiente más actual. Si no te parece muy atrevido, puedes pintar las paredes en verde manzana, un tono muy vivo y alegre y que combina perfectamente con el wengué del mueble y del espejo que tienes. Coordina las paredes de la escalera en el mismo color o con un tono neutro y cuadros o láminas en verde. También puedes colocar alguna lámpara de pie en un tono verde sobre un fondo blanco. No le tengas miedo al color, es una opción atrevida pero cambiará totalmente el aspecto de tu recibidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas