Cabeceros de ensueño

Su función no es solo la de proteger la pared de los roces, el cabecero tiene un peso decorativo innegable. Enmarca la cama con un diseño acorde a tus gustos y al estilo de mesillas, cómodas y ropa de cama. ¡Las posibilidades son infinitas!

image
1 de 16
Motivos tropicales

Elige un cabecero que te ayude a conseguir el efecto que deseas para el dormitorio con motivos ad hoc. Por ejemplo, si te gusta la decoración inspirada en el trópico, escoge un diseño decorado con una hoja de palmera. Es de Rue Vintage 74.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 16
En DM lacado

Los cabeceros a modo de zócalos que integran todo el frente de la cama pueden estar realizados en DM lacado y el resultado es perfecto. Aquí, en color neutro. La ropa de cama en colores alegres, de Bassols, realza su diseño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 16
Listones de madera y color

En este dormitorio el despertador nunca suena. Tonalidades salmón y blanco con chispazos en amarillo. El cabecero es un diseño de listones horizontales con un motivo marino en un lateral. Under the Sea es un cabecero de Rue Vintage 74.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 16
A modo de zócalo

Este tipo de solución es más que un cabecero. Ocupa la parte inferior de la pared, la protege y sirve para instalar los puntos de luz, enchufes e interruptores. En algunas ocasiones, acoge también las mesillas en forma de ménsulas, baldas u hornacinas. Esta composición es una propuesta de la firma de textiles Bassols, que estrena tienda on line.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 16
Cabeceros fijados a la estructura

Forman parte de la estructura de la cama y prolongan el material de fabricación en la pared. Son opciones cómodas para no pensar en combinaciones. En la mayoría de los casos no necesitan fijación a la pared. Todo, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 16
Acolchado y con ribete

Los cabeceros tapizados resultan muy cálidos por los matices que aportan los tejitos. Acertarás seguro con un tono similar al de la ropa de cama. Cabecero acolchado con ribete, colgado en la pared y tapizado en tela, de Kenay Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 16
Clásico renovado

Los diseños de cabeceros más clásicos se pueden actualizar con piezas modernas que actualicen el conjunto. Éste enmarcado por una moldura de madera y tapizado en capitoné en un tono crudo está de plena actualidad. Su compañera de sueños: una mesita auxiliar en verde mint y madera. Todo, de Car Möbel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 16
Solo madera

Casi un diseño do it yourself con listones horizontales en madera natural. Puedes proteger la madera solo con una cera. Es de Kenay Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 16
Truco de estilista

Con los cabeceros blancos y si la ropa de cama abusa de los neutros, atrévete con una mesilla en color. Todo el conjunto ganará presencia. Todo, de Kenay Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 16
En vertical

Aunque la mayoría de los cabeceros son de diseño horizontal, existen las versiones a lo alto, que destacan por su altura. Este diseño está tapizado en un tono semejante a la estructura de la cama. Puedes conseguir este efecto también con una tira de pintura o papel pintado vertical, que ocupe solo el ancho del colchón. Foto, de H&M Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 16
Camuflaje

Casi mimetizado con la ropa de cama. Si escoges un papel pintado de una firma que cuente con la misma colección de textiles podrás hacer una combinación como la de la imagen: todo integrado. Aquí el papel y los cojines se convierten en el cabecero. Todo, de Pip Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 16
Tapizado con telas aterciopeladas

En el color del año: marsala. Las telas aterciopeladas ponen un punto de sofisticación en el dormitorio. Esta composición es de Rue Vintage 74, dentro de su colección enmarcada en el Concept Hotel, un pequeño hotel imaginario con habitaciones cargadas de estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 16
Cabecero clásico

El capitoné siempre se asocia a un estilo clásico. Combinado con un terciopelo, seda o satén, el resultado es casi palaciego. Otra propuesta del Concept Hotel, de Rue Vintage 74.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 16
De rejilla

Un cabecero de inspiración romántica en color blanco. Combina una moldura en madera y rejilla. Ropa de cama, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 16
Repisa de apoyo

Cuando se trata de un módulo con fondo, además de cabecero, puedes aprovechar la repisa superior para colocar cuadros, libros y otros objetos decorativos. Es una idea que puedes realizar con palés teñidos y una balda superior. Textiles, de la firma Lexington. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 16
En blanco

Cuando se trata de un cabecero en color blanco, escoge una tapicería que puedas lavar en caso de mancharse o rozarse. Puedes escoger polipiel o piel sintética, charol o una tela con tratamiento anti manchas. El blanco actualiza aquí un diseño textil en capitoné. Dyon se vende en Kenay Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios