Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

12 trucos para decorar el dormitorio

Echa un vistazo a tu dormitorio. ¿Necesita una renovación? Textiles nuevos, pizcas de color o un detalle personal. Te damos los trucos infalibles para actualizar la decoración de tu dormitorio. 1,2,3 empieza la clase.

1 de 12
Sueños entre algodones

Entre algodón o fibra o plumas, materiales que rellenan las fundas de cojines y almohadones. Son fundamentales para vestir la cama con ese toque de confort tan importante en el dormitorio. Una composición de varios cuadrantes junto a la pared y otros modelos de diferentes medidas y formas delante es perfecta para un descanso reparador. Renueva las fundas y tu dormitorio parecerá otro. Foto, de Lexington.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Mezclas atrevidas pero equilibradas

En el dormitorio debes conseguir una atmósfera sosegada, que invite al descanso y a la relajación. Para ello los tonos suaves (neutros y pastel) son esenciales. Lo que no obliga a prescindir del color, pero mejor en pinceladas discretas. En cuanto a los textiles es preferible que escojas dos o tres colores y los combines. Arriésgate con el mix de estampados: geométricos con lisos; rayas y flores; flores y cuadros... Mejor, en la misma gama cromática. Foto, de Casadeco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
¡Un cambio a cada lado!

Sustituye tus antiguas mesillas por otros diseños más actuales. Es el momento de salir de compras o bien de ponerte manos a la obra para cambiar la imagen de los modelos que tienes con una mano de pintura, cera, una pátina, tela o papel pintado. ¿Te atreves con un diseño de mesilla diferente a cada lado de la cama? ¿Y si sustituyes una de ellas por una librería, una escalera decorativa o un chifonier?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Y si te trae de cabeza…

¿Qué pongo: un cabecero convencional o una solución original? Cualquier opción es apropiada. Depende de tus gustos. Incorpora un cabecero, coloca una repisa, realiza un cabecero de obra o, simplemente, deja que una maxi lámina decore la pared. Una propuesta económica y muy resultona: crea una composición de fotografías o molduras al aire. Alterna formas, tamaños y acabados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Con detalle

Sobre la cama, alegra la colcha o el edredón con un cubrepiés, ese textil que se coloca a los pies de la cama y combina, por ejemplo, con los cojines. Utiliza un retal y confecciona tu diseño personal o bien escoge una colcha o manta doblada, que puedas echarte por encima durante las siestas. Con esta solución la ropa de cama lucirá renovada sin hacer una gran inversión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Un nuevo mueble de carácter práctico

Si tienes espacio, ya sea a los pies de la cama o en un rinón del dormitorio, incorpora un banco, una butaca o un puf. Te resultará muy útil para calzarte por la mañana o dejar que la ropa del día se airee. Hay piezas que además se convierten en aliados del orden con compartimentos de almacén, como este banco, de Car Möbel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Un rincón personal

Un tocador o un escritorio. ¿Cuentas con ese preciado espacio que necesita una mesa o consola? Entonces tendrás tu rincón personal para trabajar, organizar facturas o convertirlo en un templo de la belleza con un espejo mágico. También puedes optar por una encimera volada, una balda corrida debajo de la ventana o una librería que incorpore un sobre de apoyo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Paredes como nuevas

El papel pintado es una opción perfecta para actualizar la imagen del dormitorio. No es necesario que empapeles todos los frentes. Escoge una pared o un par de ellas. La del cabecero siempre resulta muy vistosa y te sirve para decorar el frente principal de manera especial. También puedes crear una tira de papel de suelo a techo, que ocupe el ancho de la cama o colocar un rectángulo (a modo de cuadro) y enmarcarlo con molduras. Un toque de distinción que transformará tu cuarto. Foto, de la colección de Emma Bridgewater, de venta en Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Pintura, tu aliada

Cubre el suelo con plásticos, agrupa los muebles en el centro de la habitación y coge el rodillo. En un día puedes renovar tú misma el dormitorio con una mano de pintura. Nuestro consejo: evita las tonalidades muy intensas. Y además, si quieres dar rienda suelta a tu espíritu creativo, lánzate a crear un actual trampantojo en la pared. En la imagen, una propuesta de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Complementos y detalles personales

Incorpora algún objeto decorativo nuevo que personalice el espacio: una fotografía, un arreglo floral artificial, unos jarroncitos... Prescinde de los que sientas anticuados y anímate con el color. En un lienzo discreto de paredes en nuetros es la mejor opción para dinamizar el conjunto. Foto, de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
El orden también renueva

Uno de los aspectos que también forman parte de la renovación del dormitorio son los muebles que ayudan a mantener en orden y organizar la ropa. Colocar el armario, incorporar una cómoda, instalar ganchos o perchas en la pared... Son soluciones funcionales, que también renuevan nuestro espacio personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
La iluminación

Muchas veces nos sentimos a gusto en un ambiente y no sabemos muy bien el porqué. La iluminación juega un papel fundamental en la percepción que tenemos de un espacio. Solo con un cambio de las luminarias o de las bombillas podemos renovar la habitación. Añade puntos de luz, mejor indirecta y puntual, para crear una atmósfera cálida. Y abusa de las bombillas que emiten luz cálida (amarilla o blanco cálido). Foto, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios