Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Espacios pequeños: no renuncies a tu vestidor

Te has encaprichado con un vestidor fabuloso que viste en la revista, pero andas algo perdida en cuanto a su distribución. Además, piensas que el espacio que tienes no es demasiado amplio. ¿Qué hacer? Despeja tus dudas con esta selección de vestidores pequeños y medianos, donde el orden vence al caos y encuentras la ropa antes de que pase de moda.

¿Soñabas con un vestidor? Pues estás de enhorabuena, porque no todos los vestidores tienen que ser kilométricos. Los hay pequeños y medianos, como te demostramos aquí. Para diseñar uno, se requieren eso sí unos tres metros cuadrados. Lo ideal es que esté en un dormitorio, pero piensa que hay otros espacios que se prestan a tener un vestidor, como un pasillo o el recibidor.

El vestidor puede diseñarse en una única pared, en dos en forma de L o en paralelo, en tres en forma de U… Revisa la distribución del dormitorio para ver si puedes ganar espacio para el vestidor. A veces, basta con desplazar un poco la cama para ganar medio metro; la cama no tiene siempre que ocupar el lugar central del dormitorio. También conviene revisar la ropa y los complementos. Todo aquello que lleves varias temporadas sin usar, no lo conserves, dónalo.

Respecto a la distribución interior, lo importante es tener claro qué tipo de prendas se utilizan y elegir entonces como organizarlo y qué complementos son los más adecuados. Si navegas por Internet o te acercas a tiendas especializadas, verás que hay múltiples accesorios para todo: además del los clásicos corbateros, encontrarás pinzas para botas, perchas para fulares, perchas multiuso, pantaloneros, organizadores de cajones, cajas de todo tipo y cestas.

Primer paso: conocer el tipo de ropa que más se utiliza y gusta. Mide el largo de la ropa que tienes y el espacio actual que ocupan las prendas para saber a qué tienes que dar preferencia, si a barras para colgar la ropa en perchas o a estantes y cajones. Por último, tres básicos en un vestidor: espejo, butaca o puf y una buena iluminación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios difíciles

En un dormitorio con planta irregular también se puede proyectar un vestidor. En esta habitación, la entrada de forma triangular resultó perfecta para instalar uno en dos frentes, que quedan abiertos a modo de pasillo hacia la zona de descanso. Los dos frentes tienen una distribución idéntica, con barras para colgar prendas, baldas para ropa doblada, pantalonero, cajonera y maletero. Reforma y diseño de vestidor, del estudio de arquitectura Meritxell Ribé. Ropa de cama, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Verano, invierno y entretiempo

Reorganiza el vestidor cuando cambie el tiempo. Habrá prendas de entretiempo que utilices durante meses, pero las más veraniegas y las del gélido invierno, se usan mucho menos. Por tanto, nada de mezclar ropa. Los top de verano no puede estar junto al jersey de lana. La solución: agrupar por categorías, chaquetas, camisas, blusas... De Ikea: armario Pax Lyngdal y cajones Komplement.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baldas extraíbles

Son más caras que las baldas fijas, pero son prácticas para que la ropa quede mejor colocada. ¿Y si pones al menos dos? Son en realidad como cajones no muy altos porque están recomendadas para pocas prendas o una que sea delicada, nunca para apilar muchas. En este caso, llevan tiradores de barra metálicos que también evitan que la ropa se pueda caer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cajas multiuso

Aliadas indiscutibles del orden, las cajas se realizan en tantos formatos y en tantos materiales que siempre vas a encontrar una para aquello que necesitas. Antes de lanzarte a comprar, sobre todo las más grandes, mide bien las baldas donde pienses colocarlas. Si van a estar a la vista, busca un diseño bonito y sino lo es, fórralo con papel o tela. Las cajas de esta foto se utilizan para guardar los zapatos de otra temporada y también los más delicados; para proteger estos últimos del roce, utiliza papel de seda. El toque ideal, colocar una fotografía del par que contiene. Cajas, de Muji.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un vestidor con frentes en paralelo

¿Cuánto espacio necesitas para una distribución así? Cada frente de armario tiene unos 60 cm de fondo y el pasillo intermedio, 90 cm. En este caso, el vestidor tiene puertas, una opción para los que quieren evitar a toda costa que el polvo se cuele. A destacar del diseño, sus numerosos cajones inferiores, con fondo extra los situados a la derecha. En la zona superior, puertas para prendas colgadas y maletero. La simetría del vestidor transmite sensación de orden.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pantalones en orden

La doble funcionalidad de un pantalonero extraíble: mantener las prendas bien colgadas sin arrugar y a la vista. En este caso es un pantalonero ancho, pero también se puede elegir uno más estrecho, que frontalmente solo ocupa el espacio de un pantalón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribución diáfana

Los vestidores diáfanos, sin apenas costados, ni divisiones, tienen una gran capacidad de almacenaje. Eso sí, en el caso de una barra demasiado larga, que podría combarse con el peso, tendrás que colocar un gancho intermedio para evitarlo. Por cierto, las baldas ovaladas son más resistentes a la flexión que las redondas.
Papel del vestidor, de Designers Guild, de venta en Usera Usera. Interiorismo, Living Pink.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En menos espacio del que piensas

Este vestidor en forma de L ocupa menos espacio del que piensas. En él se combinan tres estructuras Pax, de Ikea, con 2,36 m de altura: la más grande, tiene 100 cm de ancho y una distribución clásica, con barra y cajonera; la más pequeña, con 50 cm es perfecta para baldas y zapatero; y la intermedia, para la esquina, 73 cm, se optimizó con dos barras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Orden en adornos mini

Broches, pendientes y bisutería en general se suelen guardar en joyeros, pero también puedes pensar en otras ideas y rentabilizar otras zonas pequeñas que estén libres. Por ejemplo, en uno de los costados del vestidor o de la cómoda, puedes hacer lo mismo que se hizo aquí con estos bonitos pomos, de Ferretería Ortiz. Se atornillaron y de ellos cuelgan unas tiras de ganchillo de una sábana ya vieja. En ellas se colocaron horquillas y pinzas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Presupuesto ajustado

Un vestidor a medida siempre será más caro que un sistema de almacenaje modular donde los elementos se realizan en 2-3 medidas y no se forran ni la trasera, ni las paredes. Este vestidor, de Ikea, se ha realizado con el sistema Stolmen, más estrecho que la mayoría de los armarios. Su elemento clave son los postes que pueden llegar hasta 3,30 m de alto, a ellos se añaden cajoneras, baldas, armaritos y baldas inclinadas para calzado.
A destacar en este diseño, los colores claros y el espejo maxi que crean sensación de más amplitud. Eso sí, antes de colocar un gran espejo, este se colocó centrado respecto a la entrada, asegúrate de que te agrada lo que va a reflejar, ya que lo verás dos veces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Joyero maxi integrado

En una cajonera independiente, que amplíe la zona de almacenaje del vestidor, puedes pedir que el último cajón sea vitrina y utilizarlo como un joyero oversized. Solo necesitas un organizador interior para crear los compartimentos en ese cajón y una tapa acristalada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Divide y vencerás

Organiza el interior de los cajones para vencer al caos. Se acabaron los cajones con todo revuelto. Utiliza un separador para que todo esté en su sitio. Este modelo transparente es uno de los múltiples complementos que incorporan los armarios de Metropolitan Closet Company.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuántos cajones?

Lo habitual es poner cajoneras de 55 a 75 cm de altura, que se corrresponden con 3-4 cajones, pero se pueden poner más o menos, según las necesidades. ¿Y qué medidas elegir para los cajones? No hay una medida estándar, pero lo habitual es que su altura oscile entre 25-28 cm.  Si encargas un vestidor a medida, la ventaja es que puedes añadir cajones de 10-15 cm de altura que restan poco espacio y te permiten organizar los complementos que ocupan poco, como bolsos de mano, cinturones, guantes y bufandas.
En este vestidor en L, abierto a la zona de descanso, se combinan cajones, baldas, pantaloneros y módulos con puertas para prendas más delicadas. El espacio de la esquina, se ha reservado para guardar la ropa de colgar más larga. Y el maletero de cada frente es diáfano, solo tiene un único costado intermedio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa