Ideas para decorar el cabecero de la cama

Un cabecero original y con estilo es la clave para convertir la cama en protagonista del dormitorio. Busca inspiración en estas ideas.

image
1 de 9
Pared a rayas

Utiliza la pared donde sitúes la cama como un cabecero de grandes dimensiones. Sólo tienes que pintarla en un color diferente al del resto de la habitación. Aquí se eligieron rayas anchas en azul y blanco. Manta, de Don Algodón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Con un cuadro

Otra idea para prescindir de cabecero y destacar la cama es colocar un cuadro que te guste o una composición de varios. Conviene que la obra tenga colores relajantes: tonos pastel, neutros... porque invitan al descanso. Cuadro, de Isabel Novella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Zócalo de papel

Anímate a realizar un cabecero decorativo con un papel pintado, que puedes rematar enmarcándolo con una moldura estrecha. Papel, de Sandberg, de venta en Pepe Peñalver. Lámparas, de Ikea. Manta, de Habitat. Colcha, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Cabecero con funda de tela

Si el cabecero es de forja, decóralo con una funda. Sólo tendrás que cortar una tira del alto y ancho de la pieza y coserle en los laterales un par de trabillas para que no se mueva. También deberás sujetarlo en la parte inferior, detrás de la almohada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Un cabecero vintage pintado

Como verás, una puerta vieja puede tener otra utilidad. Transformarla es sencillo, sólo hay que lijarla, pegarle unas molduras y pintarla. Decora los cuarterones con papel pintado o tela y remates de cintas de pasamanería en los bordes. Hazlo tú misma

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Una reja convertida en cabecero

¡Menudo cambio! En sólo dos pasos convertimos una antigua barandilla de hierro oxidada en un exclusivo cabecero lleno de encanto. Funda nórdica, de Textura. Funda de almohada y mantas, de Ikea. Hazlo tú misma

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Cabecero con flores de fieltro

El pelo, las manos, el polvo... un cabecero está sometido a continuos roces que pueden producir manchas y desgaste. Elige una tela que se pueda lavar fácilmente y que incluya algún tratamiento antimanchas como Teflón o Scotchgard.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Cabecero con papel pintado

¿Quieres un ambiente relajante? Utiliza tonos neutros de base en la gama de los tierra, grises o blancos y reserva las pinceladas más intensas para detalles puntuales. Visillos y lámpara, de Ikea. Colcha de seda, cojines y pantalla, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Cabecero de papel con moldura

Si quieres que el cabecero se integre a la perfección en la decoración del dormitorio, elabora tu propio diseño. Elige un papel pintado vistoso, pégalo con cola a la pared y enmárcalo con una moldura decorada en un color a tono. Hazlo tú misma 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios