Decorar la pared del cabecero

¡Es sorprendente cómo se puede cambiar el aspecto de una habitación! En un mismo dormitorio, decoramos el tabique en el que se apoya el cabecero con tres revestimientos: papel, pintura y un sticker. Este es el resultado.

image
1 de 10
Antes

En la habitación predominaba el verde agua, un color refrescante que daba amplitud visual al dormitorio. El fondo tenía tanto protagonismo como el cabecero y la mesilla de color blanco; todo, de Camino a Casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Papel pintado

Al revestir la pared con el papel Shangai Agua, de KA International (45 €/10 m), el dormitorio se feminiza y gana en glamour. Su presencia es tan intensa que los muebles quedan relegados a un segundo plano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Papel estampado

Cuando el papel es estampado, merece la pena revestir sólo una pared. Un dormitorio empapelado en su totalidad quedará tan recargado que parecerá pequeño. Además, los motivos perderán su efecto impactante. Papeles (45 €/10 m). De KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Motivos grandes

Los motivos grandes están de moda, pero se deben colocar sobre una pared bien lisa. Conviene fijar primero un papel forro que unifique el tabique y, sobre él, se coloca el diseño estampado. Modelo Cowparsley, de Sanderson (59,77 €/10 m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Zócalo pintado

El zócalo tradicional se renueva al alternar dos papeles: liso y estampado. En la colección Folklore, de Caselio, el tejido en masa hace invisibles las juntas de unión. Polka, estampado (30,90 €/ 10 m) y liso (29 €/10 m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Motivos geométricos

¿Qué se lleva? La geometría y las flores. Al instalar los papeles, es fundamental que los motivos casen. De arriba abajo: Encadenados, de Equipo DRT (35,60 €/10 m), Marise (40 €/rollo) y Lanford (48 €/ rollo), ambos, de Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Stickers

Con el sticker, la delicadeza protagoniza la decoración. El adhesivo enmarca la zona de descanso gracias a un perfecto equilibrio de volúmenes que realza el mobiliario. Modelo Lou, de Caselio (71,25 € 2 planchas de 52 x 85 cm).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Color intenso

El impacto visual de la pintura en color lila marca una decoración con carácter. El contraste con los muebles blancos añade dinamismo a un ambiente que irradia energía. Colección Color Mix, de Bruger (9 € aprox. el litro).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Dos tonos de pintura

La combinación de dos tonos en la gama de los ocres crea una atmósfera íntima. Para no perder luminosidad, aplica el color más oscuro sólo en una pared y decora las demás con el claro. De Bruguer: pinturas Azafrán y Toffee (35,81 €/2,5 l).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Juego bicolor

Equilibra el ambiente: el rosa pálido ilumina y alegra la sobria elegancia del tono neutro con un resultado impecable. Pinturas Minnie y Vison, de Bruguer. No salpican y cubren la pared con una sola mano (35,81 €/2,5 l).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios