El cabecero es el protagonista

¡Es sorprendente cómo puede variar el estilo de una habitación según sea la decoración de la pared en la que se apoya la cama! Es innegable: el cabecero tiene el papel principal en el reparto.

Cabecero romántico
Hearst

Piezas básicas del dormitorio que aportan un toque de personalidad y diseño, ayudando a crear una estancia acogedora, íntima y con encanto. Apunta las claves ¡y acertarás!

1 de 16
Cabecero dormitorio
Hearst
Cabecero con espacio extra

Diseña tu propio cabecero. Aprovecha todo el ancho de la pared y crea una estructura que incluya mesillas u hornacinas que hagan esta función, integra las luces o crear librerías en los extremos. Si haces un murete con un fondo 20 cm podrás aprovechar la parte superior para apoyar los libros o unas velas.

ESTRUCTURA
¿Prefieres una cama armada o un cabecero al que acoplar a un somier con patas? En los primeros, el cabezal forma parte de la estructura de la cama junto a largueros y pies de cama. Tienen una apariencia sólida y su principal desventaja es que resultan muy pesados a la hora de desplazarse. Si te gustan los cabeceros independientes, tendrás que fijarlos a la pared. Sujétalos con alcayatas, o bien, atornillarlos al tabique, según su peso.

A MANO
Para que las luces sean accesibles, el interruptor debe
estar como máximo a 20 cm de la cama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 16
Cabecero de rejilla
Hearst
Cabecero de rejilla

ELIGE TU ESTILO
Clásico, moderno, nórdico... ¿Cuál encaja más contigo? Sea cual sea por el que optes, es importante mantener la unidad estética con el resto de la casa. Si te decides por un ambiente clásico, el cabecero será redondeado, ribeteado con molduras curvas y más alto en el centro que en los laterales. Para ambientes nórdicos, los de madera en blanco y de listones. Si prefieres darle un aire rústico, elige uno de madera poco tratada. Para los románticos, los calados.

Buenas compañías. Acompáñalo con acertados textiles. Pon ropa de cama en tonos pastel si quieres dar un toque escandinavo o de motivos florales si buscas algo más romántico. Si no quieres que sea el foco de atención, pared y cabecero compartirán tono, pero si quieres destacarlo, pinta de color o coloca papel pintado, como éste de Gancedo.

PAPEL PINTADO
Si el estampado es llamativo, pon un cabecero de rejilla, lograrás equilibrio visual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 16
Cabecero de forja
Hearst
Cabecero de forja

TOMA LA MEDIDA
Antes de elegir un modelo, anota las dimensiones del colchón. Lo aconsejable es que el cabecero sobresalga unos 5-6 cm, así cuando vistas la cama quedará perfectamente acoplada al frontal. De tal forma que si tu cama es de 150 cm, el cabecero tendría que tener una anchura de 160 cm y 162 cm. También tienes que considerar el tamaño del dormitorio. Si es pequeño, opta por estructuras livianas, no muy altas y en colores claros para no recargarla.

Cuestión de altura. Durante mucho tiempo los cabeceros tenían una altura máxima de 1 metro, pero esto ha ido cambiando. Cada vez hay más dormitorios con canapés bajo el colchón, que han hecho crecer en altura las camas. Calcula unos 60-70 cm que sobresalga el cabecero del colchón para colocar la almohada y unos cuadrantes.

SENSACIÓN DE AMPLITUD
El hierro forjado en blanco no ocupa espacio visual y refleja mejor la luz.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 16
Cabecero de capitoné
Hearst
Cabecero de capitoné

MATERIALES. El más habitual es la madera. Transmite calidez y nunca pasa de moda. Puede estar menos tratada, ideal para dormitorios vintage, pintada en blanco, perfecta para ambientes románticos; o labrada, para estilos más clásicos. Otro material también atemporal es la forja. Ideal para dormitorios principales, pero también para juveniles y combina con muebles de casi todos los estilos. Las fibras naturales son las más acertadas para crear ambientes rústicos.

Tapizados. La gran ventaja de este tipo de cabezales es que se pueden realizar con numerosos tejidos y colores. Los entelados en terciopelo dan un look femenino; en cuero, un aire moderno, y los acolchados nunca pasan de moda. Dentro de este tipo, destacar los de capitoné que aportan personalidad y elegancia. Dormitorio de Car Möbel.

LIMPIEZA CORRECTA
Cepilla y aspira el tapizado con regularidad y aplica espumas especiales.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 16
Cabecero con un tapiz muy actual

El blanco inmaculado de las paredes se puede transformar en una magnífica paleta de fondo con la tela adecuada. Un panel recto hace las veces de cabecero y enmarca la cama. Además, en este proyecto se aprovechó un antiguo ventanal con forma de arco y perfiles de acero para dar singularidad a la composición. Lejos de ser un inconveniente, los elementos estructurales, como pilares, columnas exentas o ventanas, pueden convertirse en una atractiva nota diferenciadora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 16
Cabecero con almacenamiento

Esta propuesta de Ikea -que vimos en la pasada edición de Casa Decor Madrid- es un ejemplo de cómo rentabilizar el espacio sin sacrificar los detalles decorativos. La cama se apoya en una estructura de armarios que no llega al techo. En ella se han instalado, además, los apliques de lectura y se ha abierto un vano en el centro que aligera la composición y sirve de apoyo ante la ausencia de mesillas. Recurre a esta opción para independizar espacios en un apartamento. Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 16
Cabecero vertical

Si los techos son altos, prolonga el cabecero hacia arriba respetando el ancho de la cama. Junto con dos lámparas suspendidas sobre las mesillas, la composición destilará elegancia. El diseño de cuarterones de ante aporta relieve, y el tono arena multiplica las posibilidades de combinación con el resto de textiles del dormitorio. Es un diseño del Estudio PyB.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 16
Cabecero en madera

Es sinómino de calidez. Un proyecto de este tipo es suficiente para personalizar el dormitorio. La composición hasta el techo con las mesillas integradas se abre en una hornacina en el centro. Su acabado en blanco, a juego con la estructura de las cajoneras, rompe la monocromía. Lámparas, de Años Luz. Lencería, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 16
Cabecero empapelado con un bosque urbano

Un panel de DM empapelado decora la pared y destaca sobre el fondo, pintado en un tono crudo. Con técnicas de bricolaje, tú también podrás dar una nueva imagen a tu dormitorio. Forra unos tableros de madera con un papel que te guste y fíjalos a la pared. Sobre una base lisa, como en este caso es la pintura en tono arena de toda la habitación, combina un estampado llamativo. La ventaja de esta propuesta es que puedes ganar puntos de luz y que la instalación queda oculta. Espejo, de Ikea. Mesilla Componibili, de Kartell. Lámpara, de Ático.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 16
Propuesta creativa

Aprovecha las posibilidades que nos ofrecen las técnicas de impresión digital. El abanico de opciones se despliega para que escojas la que mejor se adapte a tu estilo. Esta dinámica composición se apoya en el uso del color con la imagen de una mariposa retocada para conseguir un efecto cromático de impacto. Alfombra, de KP. Lámpara Tolomeo, de Años Luz. Las mesillas las firma Obol. Banco, de Becara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 16
Cabecero con evocación country

Con un zócalo de lamas verticales de madera hasta media altura conseguirás un ambiente de inspiración campestre. Complétalo con papel pintado en la misma línea. En función del acabado que escojas para los muebles, puedes potenciar el contraste con un toque de color en el zócalo. Toma nota de esta composición en la que el rojo guía la elección de los textiles y resalta el gris lavado del mobiliario. Colección Camille: cabecero (129 € para cama de 1,40 m) y mesilla (59 €). Colcha, desde 69 €. Todo, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 16
Crea en el cabecero una composición a medida

¡Qué buena idea para dormitorios pequeños! Un diseño de pared a pared, cuyas medidas se adaptan al espacio, permite integrar las mesillas, dos sencillas baldas voladas. Tiene el fondo justo para colocar sobre él fotografías y cuadros,que se apoyan directamente en la pared, revestida con un papel en tonos dorados. Cama, de Ikea. Jarrones y lámpara con brazo articulado, de Batavia. Cuadro, de Brocar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 16
Cabecero con puertas recuperadas

¿Vas a emprender la reforma de un piso antiguo? Si te has planteado sustituir las viejas hojas, no te deshagas de ellas. Conviértelas en un original bastidor para tres lunas de espejo que decore el cabecero con una estética bohemia muy sugerente. Con esta idea de la interiorista Ana Generó se gana profundidad visual: el tabique parece abrirse en vanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 16
Cabecero de papel

Un elemento vertical separa visualmente el suelo del techo. Al ocupar una superficie tan amplia, es importante elegir un estampado que no sature ni reduzca la sensación de amplitud. Cuando la pared es lisa, basta con marcar con cinta de carrocero el espacio que quieres que ocupe y empapelar directamente la franja. Si hay gotelé, utiliza dos paneles de DM como soporte para que el resultado sea impecable. Un truco de estilista: coloca dos cuadros pequeños a ambos lados de la franja de papel, sobre las mesillas. Utiliza dos trozos del mismo papel pintado como lámina o de la misma colección en otras tonalidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 16
Cabecero romántico
Hearst
Un cabecero con encanto romántico

Una sencilla mosquitera blanca se convierte en un vaporoso dosel para la cama. Sujeta las caídas en los extremos del cabecero o con dos alzapaños en la pared. En este caso, con la original mezcla de materiales y elementos arquitectónicos -ladrillo visto, vigas de madera y bovedillas en el techo-, se hacía imprescindible decorar con elementos que envolviesen la cama aunque sin que destacaran en exceso. Los tonos neutros aportan un plus de serena elegancia. Mosquitera, cama y mobiliario auxiliar de madera, de la firma Coco-Mat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 16
Un cabecero con riqueza de texturas

Los elementos que se eligen para decorar la pared principal del dormitorio aportan matices decorativos que influyen en la atmósfera resultante. En este caso, el cabecero de mimbre en color blanco se funde con la gasa y el mismo tono de la mosquitera que cuelga del techo sobre la cama. Al instalarla separada de la pared, la inclinación de la tela crea un sugerente juego de pliegues. Cabecero y ropa de cama, de Ralph Lauren. Cortinas, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios