Ideas y estilos para vestir la cama

La cama es la protagonista del dormitorio. Si la vistes con gracia, la decoración de tu habitación será un éxito asegurado.

image
1 de 8
Ambiente country

Si aún conservas alguno de esos maravillosos juegos de sábanas con encajes y cenefas de organdí heredado de tu abuela, rescátalo del altillo y lúcelo. Quedan espectaculares combinados con una funda nórdica de inspiración campestre, siempre con el embozo de la sábana por encima para exhibir toda su belleza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Un dosel ligero

¿Te apetece dar un toque romántico al dormitorio? Improvisa un dosel: basta con fijar al techo una barra o un riel en forma de U y colgar de ellos unos visillos. La idea es que el tejido sea muy ligero para lograr un efecto vaporoso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Rayas azules y blancas

Son un clásico que siempre estará de moda. La combinación de azul y blanco evoca paisajes costeros, brisa fresca, vacaciones... Además, el color azul tiene la capacidad de ejercer un efecto sedante sobre el ánimo, de ahí que sea un buen candidato para un dormitorio de niños inquietos o para personas con dificultad para conciliar el sueño. Si juegas con las rayas en horizontal y en vertical, lograrás un aire más desenfadado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Estampado floral

Las flores son un símbolo de feminidad. Para realzar ese aire coqueto e íntimo, puedes colocar sobre la cama un plaid liso en el mismo tono de las flores que decoran los cojines.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Un detalle con encanto

Al tener una forma cilíndrica, los cojines tipo rulo suelen tener el tamaño perfecto para llevar a cabo una idea sencilla y muy resultona. Consiste en vestirlo con la funda de una almohada, la que corresponda al juego de sábanas que utilices esa semana. Para que quede bien ajustada, los laterales se cierran con una cinta a tono rematada en un coqueto lazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Cojines en tonos de la misma gama

Flores y rayas pueden formar una pareja muy bien avenida siempre y cuando sus estampados tengan colores que sean complementarios. Para que los motivos destaquen y ganen en fuerza decorativa, puedes alternar los cojines estampados con otros que sean monocromos, a tono.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Tamaños y formas

Una composición asimétrica con cojines resulta atractiva y es fácil de hacer. Todo es cuestión de mantener el equilibrio entre los diferentes volúmenes. La combinación más sencilla consiste en colocar cuatro cojines por orden de mayor a menor tamaño: un cojín cuadrado grande al fondo; apoyado en él, otro cuadrado pero más pequeño; sobre éste, un tercero de forma rectangular y, por último, un cojín circular o rulo. Telas de los almohadones, de Pepe Peñalver.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Riqueza de texturas

Pequeñas cuentas, tejidos tornasolados o superficies acolchadas son detalles que enriquecen la decoración. Anímate a combinar varios a la vez; lo importante es que compartan la misma gama de color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Textil