10 Ejemplos: Cabeceros y mesillas

Aunque la ropa de cama y los complementos son importantes, lo cierto es que el cabecero y las mesillas son esenciales para definir el estilo de un dormitorio.

image
1 de 10
Apuesta por muebles de madera decapada

Anímate a realizar esta técnica tú misma para personalizar la decoración de tu cuarto. Según los expertos en cromoterapia, azul y verde son colores adecuados para el dormitorio, ya que favorecen el sueño. Decapa el cabecero y la mesilla en estos tonos y, para que destaquen más, pinta la pared en gamas neutras. Cabecero y mesilla en La Casa de Madera. Manta, de Marga Casanova. Cuadro, de Andreas Aumann.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Dale un aire nuevo a los modelos de estilo clásico

Si te apetece variar el aspecto del dormitorio, pero no quieres renunciar a tus muebles de toda la vida, renueva su acabado. Por ejemplo, los propietarios de este dormitorio encargaron a un especialista que patinara la mesilla y el cabecero en color marfil. Otra opción es rebuscar en mercadillos piezas de estilo clásico y darles una segunda oportunidad. Ten en cuenta que los acabados en tonos claros realzan mejor las patas acanaladas y los remates torneados que los oscuros. Lámpara en Breché.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Los muebles de lineas sencillas nunca cansan

Combina madera en acabado natural y blanco para conseguir un ambiente equilibrado. Los dormitorios muy llamativos resultan espectaculares pero, con el tiempo, su atrevido diseño puede saturarte. Por el contrario, los modelos sobrios son una apuesta más segura a largo plazo ya que, aunque renueves las paredes de tu cuarto, quedan bien con todo tipo de revestimientos: pintura, zócalo de fibras o madera, papeles pintados... Cama y mesilla; ambas son el modelo Visdalen de Ikea, de pino macizo teñido y barnizado incoloro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
¿Quieres un dormitorio romántico? Decídete por un cabecero de rejilla

Complétalo con muebles llenos de encanto. Si tienes suficiente espacio, una buena idea es sustituir una de las mesillas por un mueble diferente, como un escritorio, una cómoda o una consola bonita. Decóralo con una colección de perfumes y un espejo para crear un coqueto tocador. Cabecero de Hanbel en Bazar. Mesilla en El Globo Muebles. Colcha, de Thai Natura. El papel pintado es de Becara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Los cabeceros tapizados son muy versátiles

Sólo tienes que modificar la tela en función del efecto que quieras conseguir. En este caso, las decoradoras Sofía Pernas y Micaela Neira eligieron una viscosa en tonos tostados para lograr un dormitorio elegante y armónico. Con las chenillas, la rafia y la tela de saco también se consigue el mismo efecto. Pero si prefieres convertir el cabecero en punto focal de la decoración, opta por algodones estampados en colores más intensos. Viscosa de Pedrosa y Osorio de venta en Manuel Lamarca. El aplique es de Pórtico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Busca muebles antiguos y dales un uso diferente

Hazte con piezas originales y piensa en sus posibles aplicaciones en tu dormitorio. Por ejemplo, la dueña de esta casa rescató de un mercadillo un espejo con el marco deteriorado; lo restauró con masilla para madera y lo decapó para realizar este original cabecero. Piensa que una puerta antigua o las contraventanas pueden ser preciosos cabeceros una vez recuperados. Como mesilla puedes situar un velador, el armario de una máquina de coser antigua o una mesita de juegos. En este caso, se compró una mesilla decapada en blanco en Barton Company.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
La mezcla de estilos da resultados excelentes

Si te gusta tanto el estilo actual como los muebles clásicos, combínalos para lograr una habitación con carácter. Una tendencia decorativa que nunca pasa de moda consiste, precisamente, en alternar estilos. Aquí, el cabecero se tapizó con un algodón a rayas azules y blancas y, junto a él, se situó una mesilla de estilo clásico. La única condición que debes tener en cuenta es que cada mueble disponga de suficiente espacio alrededor para exhibir toda su belleza y no recargar el ambiente con modelos que saturen el espacio. Mesilla adquirida en una almoneda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Consigue un aire actual con muebles de diseño

Los modelos de líneas sencillas, casi minimalistas, siempre resultan modernos. Los diseñadores más vanguardistas recurren a modelos geométricos de líneas rectas. En cuanto a los colores, imperan los oscuros: maderas casi negras, como el wengué, o muebles tapizados con telas chocolate o directamente forrados con cuero. Para que el dormitorio no parezca demasiado oscuro, combínalo con ropa de cama clara. La última tendencia es introducir toques de color turquesa y fucsia. El cabecero y la mesilla se realizan a medida en Artespaña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Sustituye la mesilla por un práctico baúl

Es la solución perfecta para multiplicar el espacio de almacén en tu dormitorio. La ventaja es que puedes guardar en su interior ropa de otra temporada o mantas, lo que te permitirá despejar el interior de los armarios. Si quieres situar sobre su superficie una lámpara de mesa, elige un baúl que tenga la tapa recta; pero, si te seduce un vistoso diseño de formas redondeadas, soluciona la iluminación del dormitorio colocando en la pared apliques. Eso sí: calcula la altura a la que debes fijarlos para que no choque con la tapa cuando la abras. Baúl, de La Vieja Mina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Unas mesitas nido también se pueden situar en el dormitorio

Aunque se suelen colocar en la zona de estar, pueden ser una buena alternativa a las mesillas, si no dispones de mucho espacio. Como se guardan unas debajo de otras sólo te ocuparán el espacio de la mesita mayor; sin embargo, siempre puedes utilizar las pequeñas para desayunar en la cama o cuando necesites una superficie auxiliar extra. Para que el ambiente resulte más acogedor, procura que las mesas nido estén realizadas con materiales cálidos: por ejemplo, madera o fibras vegetales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios