Decorar la pared de la cama

En el dormitorio no sólo importa el cabecero; la pared donde éste se apoya tiene gran importancia decorativa.

image
1 de 9
Tableros empapelados

Una idea sencilla para manitas: pide en una tienda de bricolaje que te corten 6 tableros de DM. ¿Las medidas? Calcula que la composición tenga 1 m de alto y el ancho de la cama. Cúbrelos con diferentes papeles pintados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
colores en contraste

¿Te gusta la decoración sobria, pero con carácter? Sobre una pared gris, coloca un cabecero blanco. Marca más el contraste entre ambos colores con una hilera de cuadros con paspartú blanco. De VAP: papel (72 €/ rollo) y cabecero Doñana (675 €). Proyecto, de Mercedes Pipaón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Cuadro de gran formato

Una solución que añade valor a la decoración consiste en colgar sobre la cama un cuadro de gran tamaño. En ese caso, conviene prescindir de cabecero, para que no reste protagonismo a la obra. Cuadro de Montserrat Gómez-Osuna, adquirido en la Galería Egam.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Cabecero de suelo a techo

Cada vez se impone más la tendencia de realizar un cabecero de suelo a techo que sobresalga unos 15 cm por cada lado de la cama. El material puede ser un tablero de DM, al que le aplicaremos el acabado que más nos guste: pintura, papel, tela, la ampliación gigante de una foto... Aquí, por ejemplo, el decorador José Antonio Gómez Bornes utilizó papel pintado Palmyra (84 €/rollo en Casagrande).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
En espacios pequeños

Si, además, hay retranqueos o pilares, nunca falla pintar toda la pared de blanco, para igualarla. Como decoración, pon un cabecero en un tejido de color claro, pero con textura para que no resulte anodino. Y sobre él, un cuadro apaisado con un marco tipo caja para añadirle profundidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Murete separador

Cuando se quiere independizar la zona de descanso de, por ejemplo, el cuarto de baño, una solución es levantar un murete que también sirva de cabecero. Como por su volumen no pasará desapercibido, píntalo en un color que no te canse con el tiempo. Pon el punto final con un lienzo sin enmarcar (500 € en Brocar). Mesilla (desde 150 € en El Globo Muebles).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Dos cuadros verticales

Las láminas de formato vertical también se pueden colocar sobre el cabecero. ¿El truco? Formar una composicióncon dos o tres cuadros de manera que ocupen un espacio muy similar al ancho del cabecero para que la pared quede compensada en volúmenes. En cuanto a la altura, lo ideal es que el cuadro esté a la altura de los ojos. Cabecero modelo Oya Sumi, de la firma Roche-Bobois (desde 1.840 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Impresión digital

La tecnología digital ha avanzado tanto que ya es posible imprimir sobre lienzo y a gran tamaño una fotografía espectacular con la que personalizar la pared del dormitorio. En establecimientos como Fann o Leroy Merlin, imprimen tus instantáneas preferidas. Antes de colgar el lienzo, es importante asegurarse de que nuestra cabeza no chocará con la fotografía al tumbarnos, para no estropearla. Foto, de Juan Muguruza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Equilibrio perfecto

¿Por qué esta pared transmite sensación de armonía? Por dos razones: la primera es que la fotografía ocupa un espacio visual en altura y ancho similar al del cabecero. La segunda razón se basa en el color; el tono tostado del cabecero armoniza con la foto antigua, en sepia. Además, el contraste entre el acabado liso del cabecero y la profusión de figuras de la imagen añade dinamismo a la pared. Cabecero realizado a medida (550 € aprox. en Terrón).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios