Mesillas y cabeceros

Las mesillas son apoyos más que necesarios en el dormitorio, y el cabecero el elemento que da personalidad a la habitación. Son las piezas clave para conseguir el dormitorio de tus sueños.

image
1 de 12
Diseño para espacios mini

Un panel laqueado, a modo de cabecero, y dos baldas-mesilla sí caben, porque tú decides medidas y grosor. De fondo, un papel espectacular los destacará. Cabecero y baldas, de Bianca. Papel, de la firma Osborne & Little. Todo, en Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Una solución para una pared irregular

Diseña un mueble a medida, si en la pared donde vas a colocar la cama hay un retranqueo. Crea un zócalo-cabecero con tableros de DM laqueados que se prolongue por la pared para integrar el saliente; completa la decoración con una cajonera suspendida. Diseño, de Maite Bravo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Simplifica al máximo

Pero no renuncies a la funcionalidad. Con un cabecero de obra tendrás una repisa con mucha superficie para libros y complementos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Ajustado a un retranqueo

Disimula la presencia de un pilar con un cabecero que tenga el mismo fondo que el retranqueo de la pared. Aprovecha el cabecero para abrir una hornacina que sustituya la mesilla tradicional y que quedará en línea con el pilar sin sobresalir. En este caso, la repisa del cabecero y el interior del hueco se revistieron con madera. Es una idea de las decoradoras Sofía Pernas y Micaela Neira.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Debajo de la ventana

Con un mueble hecho a medida no hay límites; te permite, por ejemplo, colocar el cabecero debajo de la ventana. Crea una composición simétrica, decorativa y funcional, como ésta diseñada por el arquitecto e interiorista Javier de la Presa. Se trata de un cabecero que se adapta a la altura de los ventanales, recorre de lado a lado la pared e incorpora dos mesillas y mecanismos eléctricos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Integrado en la pared

Si te decides por un cabecero de obra, puedes hacer que destaque al pintarlo en un color que contraste con la pared, o integrarlo eligiendo el mismo tono. Opta por esta segunda opción, si quieres crear sensación de mayor amplitud. Cabecero diseñado por Inma Barata. Cojines y plaid, de Cado. Lámpara, de The Business Look.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Atrévete con un cabecero alto

Las proporciones de este modelo y su tapicería en piel lo convierten en un diseño sofisticado. Es una tendencia de moda y, además, en la pared donde se apoya contrasta con el papel de rayas amarillas, mientras que entona con la ropa de cama y la pared de la ventana. Cabecero, diseñado por Anna Mercadé. Papel, de La Cabana d'Aran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Contrasta texturas

Enriquece la decoración del dormitorio destacando la pared donde sitúes la cama; si juegas con el contraste de texturas, acertarás. En esta habitación, la pared se revistió con un papel japonés en color marrón chocolate y para el cabecero se eligió una tapicería de antelina, de tacto mucho más suave. Decoración de Sofía Pernas y Micaela Neira. Telas y papel japonés, de venta en Manuel y Benito Lamarca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Colgado de una barra

Un cabecero fácil de hacer y muy cómodo para apoyar la cabeza mientras se lee. Está realizado con un almohadón del ancho de la cama y con relleno de gomaespuma. En cuanto a cómo colgarlo, es muy fácil ya que se fija a una barra mediante trabillas. Para un acabado impecable, la tela puede llevar acabado capitoné. Tapicerías, de Ybarra & Serret.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Estampado actual

Renueva el cabecero con una tapicería de grandes flores; lo convertirán en punto focal del dormitorio. Aquí, las flores y las ramas, de pincelada suelta, aportan también movimiento. Procura que la tela que elijas lleve un tratamiento antimanchas. Cabecero de La Casa de la Madera con algodón Lilies, de Coordonné.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
La pared enmarca el cabecero

Dale protagonismo a la pared para destacar el cabecero. La zona de descanso se transformará si te atreves a dar color a la pared y eliges una tapicería que contraste para el cabecero. Decoración del equipo de Casa Tashan. Ropa de cama, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Con tacto suave

Déjate seducir por una tapicería con textura suave. Elige la tela del cabecero por su color, pero también déjate llevar por el tacto y la sensación que te produce tocarla; si es suave, tipo chenilla, pana o terciopelo, te sentirás muy arropada. Por último, elige el resto de tapicerías en función de la tela del cabecero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios