Diseña tu cabecero

El cabecero es uno de los elementos que marcan el estilo decorativo del dormitorio. Atrévete a personalizar el tuyo y sigue las ideas que te damos a continuación. Conseguirás sorprendentes resultados.

image
1 de 6
Recicla una puerta de madera en un atractivo cabecero.

Primero, limpia la madera con una bayeta y agua tibia y elimina las capas de pintura con un decapante. Después, extiende una capa de tapaporos y, una vez seco, da una primera mano de esmalte acrílico blanco al agua. Cuando se seque, lija la puerta y vuelve a pintar. Para lograr un acabado envejecido, aplica cera natural con lana metálica siguiendo la veta de la madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
En dormitorios pequeños, prescinde del tradicional cabecero.

Dibuja en la pared un rectángulo con las medidas que desees; empapélalo y, por último, enmárcalo con molduras de madera pintadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Antes de deshacerte de una contraventana, prueba a reciclarla en un cabecero.

Para colgarlo, atornilla dos escarpias con taco a la pared, y coloca dos hembrillas en el cabecero. Asegúrate de que tengan un buen tamaño, para que aguanten el peso de la contraventana de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
¿Quieres renovar un cabecero pasado de moda? Cúbrelo con una funda.

Para confeccionarla, corta una pieza de tela que mida de ancho lo mismo que el cabecero y de largo, el doble de su altura. A continuación, haz los dobladillos y cose trabillas a los lados, para fijarla con botones. Si eliges una tela lavable, podrás colocarla en el cuarto de los niños. Tela y cojín, de Maison Decor. Colcha, de Textura. Cabecero, de Musgo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Recurre a las fibras para dar un aire actual a un cabecero de línea clásica.

Pega la fibra a un tablón de DM y, luego, remátalo con una moldura de madera, previamente pintada del color que más te guste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Tapiza el cabecero a tono con el resto de la ropa de cama.

Según el efecto que quieras conseguir, recurre a telas estampadas a rayas horizontales o verticales. Las primeras ensancharán visualmente la pared; las segundas harán que los techos parezcan más altos. Tela de algodón, de Meguerry.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios