Un dormitorio de 23 m² con baño y vestidor

Una planta diáfana y una única ventana fueron el punto de partida para crear este dormitorio. Levantar dos tabiques, sin interrumpir el paso de la luz, y decorar el nuevo espacio con diseños vintage hizo posible un cambio radical. El resultado: un dormitorio femenino tipo suite con baño y vestidor

image
1 de 6
Un dormitorio suite

Con piezas de diseño clásico, el dormitorio y el cuarto de baño se convierten en ambientes elegantes. Una silla de terciopelo morado y una bañera con patas y grifería retro resultan sofisticadas en esta habitación abuhardillada. Silla, de Cofinex. Bañera adquirida en Otranto. Mueble auxiliar, de madera con baldas de cristal, de Becara.
El techo abuhardillado y la ubicación de la bañera -debajo de la ventana y con acceso directo desde la cama- convierten esta habitación en un espacio con mucho encanto, pensado para el relax.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Una puerta corredera comunica la zona de descanso con otra independiente, donde se instalaron el inodoro y el bidé.

Las paredes de este espacio se decoraron con un original papel pintado, de Becara. Su estampado clásico y su fondo neutro armonizan con la puerta, en la que destaca un pequeño pomo de aire retro. En primer plano, un mueble auxiliar que se utiliza para guardar toallas y otros artículos de aseo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Una cómoda y una librería optimizan el espacio junto a la cama.

Cómoda antigua, de Carina Casanovas; sobre ella, cuadro de Isabel Alonso. Librería baja de escayola y cristal, diseñada por la propietaria y realizada por Gaspar y Díaz. Colcha, de la firma Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Lavabo y vestidor

De diseño ligero y transparente, el frente de lavabo también destaca por el contraste de texturas. La madera envejecida y la pintura restan frialdad al cristal y al acero cromado, y hacen más acogedor este rincón, antesala del vestidor. Mueble de lavabo, de Arte y Bronce. Espejo antiguo, de Carina Casanovas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
El vestidor,

distribuido en tres frentes, se realizó a medida para que se adaptara a las necesidades de los propietarios y sacar partido a las esquinas. Para ello se combinaron módulos diferentes; unos con barra para colgar las prendas largas y más cortas y otros con baldas, para zapatos y ropa doblada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Dormitorio dividido en tres zonas

La circulación es fluida entre la zona de descanso, el lavabo y el vestidor. Inodoro y bidé, sin embargo, disponen de un espacio propio e independiente, con puerta corredera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios