Una decoración íntima para el dormitorio

Sentido práctico y mimo es la combinación óptima para decorar el dormitorio. Un espacio donde disfrutar del sosiego cuando termina la jornada y en el que puedes relajarte a gusto.

image
1 de 12
Las paredes del dormitorio

Una tendencia en alza consiste en pintar la pared donde se apoya la cama en un tono y revestir las demás en un color que contraste. Azules, lilas y verdes facilitan el descanso, pero lo habitual es utilizarlos en sus gamas más claras: las oscuras absorben mucha luz, de ahí que sólo se recomienden en dormitorios con una iluminación generosa. Plaid Lost, en 1,20 x 1,80 m (33,90 €) y cojines (15 € aprox. cada uno). Todo, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Un dormitorio en blanco

Esta gama, con sus infinitos matices -blanco roto, hueso, marfil, ahumado...- es un telón de fondo que admite muebles y complementos en cualquier tono. En este caso, las pinceladas en fucsia del plaid y los toques pistacho y turquesa de los cuadros, logran un conjunto fresco y femenino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Equilibrio decorativo

En este dormitorio, los elementos estructurales horizontales -las vigas de madera en el techo y el suelo de losas hidráulicas- tenían tal presencia, que era complicado decorar la pared sin recargar el espacio. La ventana con la reja y las lámparas de techo blancas a ambos lados de la cama, equilibraron la importancia de los planos vertical y horizontal, armonizando el ambiente. Cama Pia (799 €), cómodas (649 € c/u) y lámparas Ánfora (59 € c/u). De Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Vinilos en el cabecero

La gran ventaja de los adhesivos específicos para colocar en la pared es que puedes crear composiciones personalizadas que den dinamismo al dormitorio. A la hora de elegirlos, asegúrate de que tanto su color como su estilo armonizan con el resto de la decoración. Vinilos Butterflies, de la firma Ferm Living. Se venden en planchas troqueladas de 50 x 50 cm (37,50 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Mesillas funcionales

La mesilla con cajones o estantes suele ser la mejor opción cuando se necesita completar las zonas de almacenaje. En dormitorios reducidos, apuesta por modelos que no tengan demasiado peso visual para que el espacio parezca más desahogado. ¿Las pistas? Un diseño estilizado, que permita ver la pared situada al fondo, y un acabado claro. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
El tocador

Es un sueño para almacenar cosméticos y bisutería cuando se dispone de espacio. En este caso, el rincón del tocador se revistió con pintura para diferenciarlo del resto del dormitorio, empapelado, y darle así una entidad propia. Juego de tocador, con espejo y taburete (1.315 €). Papel (35 € el rollo). Todo, de Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Delicados estampados

Con sus texturas y estampados, el papel es idóneo para envolver en calidez el dormitorio. ¿Un guiño? En este caso, el estampado del revestimiento y del cojín es el mismo, pero el contraste en positivo y negativo provoca un efecto vistoso y sofisticado. Papel Berry Black (67 €/10 m) y cojín Weed Grey (67 €). De Ferm Living.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Armarios y librerías

¡Hay tanto que guardar en un dormitorio! Ropa, calzado, complementos... incluso libros. Si la habitación dispone de retranqueos, sácales partido con estanterías y armarios empotrados: su precio suele ser elevado, pero con ellos rentabilizas hasta el último milímetro. Los armarios exentos a menudo tienen un precio más ajustado, pero requieren su propio espacio. A la hora de ubicarlo, ten en cuenta que, para facilitar la circulación, conviene dejar 75 cm libres alrededor de la cama. Si quieres convertir un armario recuperado en una pieza chic, decóralo con la misma pintura utilizada para las paredes; en este caso, el azul de la firma Bruguer, consigue un efecto vintage y romántico. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
La cama es el centro

Si la cama es la pieza clave del dormitorio, todo lo que se sitúe a su lado también tendrá un protagonismo visual que te ayudará a completar el estilo decorativo. Por ejemplo, los faroles sobre el suelo potencian el aire bohemio de este modelo, de forja. Banco, de PortobelloStreet (367 €). Colchón (405 €) y cojines, de Dit (65 € c/u). Faroles, de Artcromo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Zona de cama

A diferencia de los complementos, la cama implica una inversión considerable que se mantendrá en el dormitorio durante años. Para no arrepentirse, lo más práctico es optar por un diseño sencillo, poco marcado, y en un acabado que no canse con el paso del tiempo. Sin embargo, la ropa de cama, más económica, te ayudará a mantener tu dormitorio a la moda y a cambiar de estilo cuando te apetezca. Funda Bramwell, de Laura Ashley (desde 53 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Rincón de trabajo

Cuando el espacio lo permite, organizar una zona de trabajo o un tocador en el dormitorio es un plus que añadirá encanto. Además, dispondrás de un rincón para tu uso privado. Un escritorio vintage, con cajoncitos donde organizar y guardar todas tus cosas, puede ser la pieza idónea. Si lo revistes en el mismo acabado de la pared, se fundirá con ésta y aligerarás el espacio. Para sentarte, busca una silla que se pueda guardar debajo: así no interrumpirá la circulación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Dormitorio con dos ambientes

Coincidiendo con el pilar, una estantería baja actúa como separador entre la zona de descanso y el vestidor. Su frente abierto hacia la cama permite almacenar libros, álbumes, joyeros y cajas. En la pared, llama la atención el toallero que sirve de soporte para bolsos y collares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios