Armarios a medida

Los armarios suponen una partida económica tan importante dentro de una reforma que conviene diseñarlos al detalle.

image
1 de 5
Cuando los armarios son el punto focal de un ambiente, como por ejemplo en un vestidor, se suele conceder a los frentes protagonismo.

De esta forma los armarios añaden dinamismo e interés decorativo a la zona en la que se encuentran. Aquí, la decoradora Mercedes Pipaón revistió los frentes con un papel japonés a tono con la pintura de la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
La madera es uno de los materiales más demandados en armarios por la sensación de calidez que transmite.

Por lo general, los roperos tienen un tamaño considerable, y cuanto más oscura sea la variedad elegida, más peso visual ocuparán dentro de la habitación. Una solución consiste en alternar en los frentes zonas de madera y cuarterones de cristal; los volúmenes quedan mejor compensados y el armario resulta más ligero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Algunos diseños se planifican con un objetivo funcional sin pretensión de resaltar su presencia, sino de ocultarla a la vista.

En esos casos, los frentes se camuflan para que se perciban como una prolongación de la pared en la que se encuentran. Un ejemplo es esta despensa, diseñada por el estudio de arquitectura Abaton, con puertas de frentes lisos en color blanco y sin tiradores. En el techo, unos halógenos iluminan lo que se guarda dentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
La elección del sistema de apertura de las puertas es importante.

Las hojas correderas que se deslizan hacia los lados sobre guías resultan adecuadas cuando delante de ellas no se dispone del espacio necesario para abrir una puerta abatible. El acabado de los frentes ha evolucionado en diseño y materiales. Los de esta imagen, por ejemplo, están realizados con lamas de aluminio y un panel de metacrilato en color naranja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Los armarios realizados a medida revalorizan espacios complicados, como una zona abuhardillada —en la imagen, realizados por Carpintería Soldevila— o el hueco debajo de una escalera.

Este tipo de armarios suelen tener un precio más elevado que los modelos estándar, pero la inversión merece la pena cuando se trata de dotar de capacidad de almacenaje a un rincón con retranqueos, poco fondo o escasa altura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios