Poner orden en los armarios

La distribución del armario se debe planificar en función de la ropa y los complementos que se almacenen.

image
1 de 6
Sin frentes

En un vestidor sin puertas, la ropa queda a la vista. Para mantener una apariencia de orden, el interior ha de contar con los elementos organizadores adecuados: barras para colgar los pantalones, las chaquetas y las blusas; baldas para las camisetas y jerséis doblados; y cajones para la ropa interior. Vestidor, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Con hormas

El calzado ocupa menos espacio en vertical que si se guarda tumbado. El zapatero de la serie Komplement, de Ikea, incluye hormas para almacenar doce pares de zapatos sin riesgo de que se deformen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Ropa de bebé

Las prendas de recién nacido enseguida quedan pequeñas. Como inspiran tanta ternura, merece la pena guardarlas en cajas forradas. Una foto del bebé te ayudará a recordar lo que guardas en ellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Colgante

Existen zapateros que se cuelgan en el armario. El efecto final se mejora si guardas cada zapato dentro de una caja e identificas el interior con una foto de cada par. Zapatero y cajas de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
En cajas

Los zapatos quedan mejor protegidos dentro de cajas. Si son iguales, se potencia la sensación de orden. Éstas, de Ikea, tienen el frontal transparente para ver su contenido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Antes de desprenderse de un mueble

es importante valorar si es posible recuperarlo para darle un uso diferente. Por ejemplo, una alacena vieja de cocina se puede transformar en un armario para guardar la ropa de casa. Con unas manos de pintura y unos tiradores actualizados, quedará tan renovada que se convertirá en la protagonista del ambiente donde la ubiques. La de la foto es de Sugesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa