image
Hearst

¿Hay algo más reconfortante que llegar a casa después de un (largo) día de trabajo y tumbarte en la cama? Bueno, si el colchón no es el adecuado, probablemente la experiencia no resulte muy agradable... Pero si es uno de esos colchones que parecen haber sido creados especialmente para adaptarse a las necesidades de tu cuerpo, y que consiguen llevarte ante Morfeo en menos de dos minutos, ¡entonces el momento no podría ser más perfecto!

Y es que muchas veces cometemos el error de elegir los colchones deprisa y corriendo, o lo que es peor, ¡sin probarlos! Algo de lo que en IKEA son plenamente conscientes, y por eso te ofrecen un plazo de 365 días para devolver tu colchón si no te convence, y 25 años de garantía. Además, encontrarás modelos de todas las medidas, tanto las estándar españolas como las europeas, o incluso el nuevo tamaño extra grande de 180x200 cm.

Así que... Antes de lanzarte a la compra, ¿por qué no dedicas unos minutos para averiguar cuál es tu colchón ideal?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Despídete del estrés

Las tensiones del día a día siempre se reflejan en el cuerpo, y si a esto le añades problemas de ansiedad, un colchón con superficie firme de espuma viscoelástica como el modelo HYLLESTAD, te vendrá de perlas para aliviar las presiones musculares. Porque además, gracias a los muelles embolsados que trabajan de forma independiente para amoldarse a tu cuerpo, recibirás apoyo en la zona que necesites, ¡y eso se traducirá en despertar cada mañana más feliz que una taza de Mr. Wonderful!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En su justa medida

Si no tiendes a pasar ni frío ni calor, el colchón MYRBACKA es ideal, porque gracias a su relleno con lana de cordero mantendrá una temperatura uniforme durante la noche. Vamos, que no te hará falta tener el arsenal de mantitas a mano por si acaso... Además, incluye 5 zonas de confort específicas para aliviar las tensiones en hombros y caderas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para los peques de la casa

Los colchones de espuma (sin látex) como el modelo MALFORS son geniales para el dormitorio de los peques ya que son más finos, y si lo necesitas, ¡puedes colocar uno encima de otro! Además, si alguno de sus amigos se queda a dormir podrás improvisar una camita fácilmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El templo del relax

¿Te imaginas un colchón que sea capaz de mejorar la circulación sanguínea y relajarte con la misma intensidad que cinco tilas alpinas? Pues existe y se llama MJÖNDALEN, así que si padeces de ''pies congelados'', su espuma viscoelástica se convertirá en el mejor remedio... Además, no es necesario dar vuelta y vuelta, porque ha sido diseñado para utilizarse solo por un lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Firmes!

Si te cuesta mantener la columna recta, ¡tenemos la solución! Y no, no es que te pongas un corset... Porque el colchón HERÖY te ayudará a conseguirlo gracias a sus muelles embolsados. Además, como incluye un tejido elástico en la parte superior, podrás moverte lo que quieras, ¡que él se encargará de adaptarse a tu cuerpo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ligero como una pluma

Si buscas un colchón ligero y fácil de guardar cuando no lo necesites, el modelo MATRAND te va a encantar, y es que gracias a su sistema de enrollado encajará perfectamente en cualquier rincón del armario. Pero eso no es todo, porque al estar hecho de látex se amoldará a tu cuerpo y te ayudará a aliviar las tensiones musculares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puro confort

¿Todavía no te han presentado a los hermanos Bonnell? Son unos muelles de lo más majos que se encargarán de proporcionarte un soporte (y descanso) completo del cuerpo. Si quieres conocerlos, los encontrarás en el colchón GERESTA.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios