Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Un dormitorio con encanto femenino ¡Para copiar!

La combinación de armarios funcionales con detalles vintage y artesanales, es la clave de este dormitorio con personalidad, que brilla gracias a sutiles ráfagas doradas.

Hearst

La sensación de amplitud que transmite este dormitorio es todo un logro. El piso en el que se encuentra tenía 66 m2, pero la interiorista Pili Molina distribuyó con tanto acierto el espacio, que la zona de descanso resulta amplia y cómoda.

Para ello, situó la cama cerca del ventanal, y a continuación de ella ubicó un ambiente dedicado a vestidor. El espacio de almacén se completó con un distribuidor, equipado con armario, desde el que se accede al baño. La altura del techo —con más de 3 metros—, y la abundante luz natural que entra a través de la ventana, se alían para crear un espacio desahogado. A ello contribuye la paleta dominante, en un luminoso tono gris perla, y la creación de zonas de paso despejadas, que facilitan una circulación fluída.

Realización: Pili Molina. Fotos: Carlos Yagüe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tarima de madera

Delicados diseños retro en dorado dinamizan el ambiente. Como el cabecero de rejilla, espectacular gracias a su suntuoso acabado, las mesas nido o la antigua jaula de pie que decora la esquina. Cabecero, de Zara Home. Jaula, de La Albaida.

Acogedor
La tarima de madera, el plaid estampado con flores y mariposas, y las ramas de manzano en flor colocadas en un jarrón sobre la mesilla, añaden calidez al dormitorio. A ellos se suman los detalles en fibra natural, como la lámpara de techo, el sombrero decorativo o la alfombra en la zona de vestidor.

Plaid, de Zara Home. Ramas artificiales, de Euroflor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesas nido

Dos mesas nido sirven de mesillas. Desplegadas, proporcionan una superficie extra, muy práctica en un rincón con el espacio justo. Sus sobres de cristal transparente, al igual que el pie en forma de piña de la lámpara, aligeran el ambiente. Mesas y lámpara, de Zara Home. Caja estampada y espejo sol, de Almacenes Masol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestidor

La zona de vestidor destila carácter gracias a la original mezcla de estilos. El espejo retro con marco metalizado -que los propietarios ya tenían-, contrasta con la alfombra artesanal y con el banco rústico de enea comprado en una cestería y pintado en verde agua por Carpintería Miranda. En el suelo, cesto de punto a tono con el banco, de La Araña Teje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

Frente al dormitorio se encuentra el cuarto de baño, al que se accede a través de un distribuidor con espacio de almacén. El gres porcelánico que reviste las paredes y el suelo crean una atmósfera íntima, a la que se une la calidez del mueble de lavabo, un modelo de madera que, al ser suspendido, aligera visualmente el espacio. Lavabo y mueble, de Roca. Toallero, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de techo

Con estética factory, pero tejida a mano en bambú, lámpara modelo Industriell, de Ikea (29,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Multicolor

Cojín con motivos étnicos (8,95 €), de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Joyero

Para añadir un toque chic, joyero, de Greengate (14 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios