Dormitorio + vestidor: Mira cómo quedó tras la reforma

Las proporciones de un espacio determinan el carácter de su reforma. Toda decisión tiene su porqué, te lo contamos de la mano de la interiorista Jessica Zueras.

image
Hearst Spain

Soñar con un dormitorio más amplio supone, a veces, renunciar a otra habitación. Este fue el caso de un piso con 4 dormitorios pequeños que pasó a tener 3, ya que se decidió unir dos de ellos y uno de los dos cuartos de baño para convertirlo en una fantástica suite. La dueña deseaba contar con un vestidor, pero la forma cuadrada de la estancia impedía diseñarlo de forma aislada. ¿La solución? Habilitar detrás de la cama un espacio semioculto con armarios, gracias a un cabecero alto que proporciona mayor intimidad. Para completar, el baño se dividió en dos zonas, una perfectamente integrada y otra más independiente. ¡Ideal!

CLAVES DEL PROYECTO

La interiorista Jessica Zueras, del Estudio Con mucho gusto, de Zaragoza, nos explica todos los detalles de este proyecto.

- Unificar espacios. El cabecero se revistió con el mismo material del pavimento —madera de roble— para dar continuidad, ampliar espacios y dotar de uniformidad a los acabados. El roble, además, no pasa de moda y crea ambientes muy acogedores.

- Lograr profundidad. Aunque visualmente parece que el cabecero llega al techo, en realidad no es así. Precisamente se decidió que quedara separado para que, al entrar
al dormitorio, diese sensación de profundidad y amplitud visual.

- Dotar de ligereza. Sin duda, el verdadero protagonista de este dormitorio es el cabecero y para no restarle su carácter estelar, se optó por complementos de diseño sencillo y, sobre todo, ligero, como el taburete o las mesillas voladas. Éstas se eligieron pequeñas para evitar sobrecargar el espacio. Y en lugar de colocar lamparitas sobre ellas, se optó por integrar apliques en el panel de roble.

- Inventar áreas. Llevar a la práctica los deseos de los clientes obliga a imaginar espacios nuevos donde no los hay. El vestidor se proyectó a medida, con armarios de puertas correderas y blancas para aprovechar el espacio y la luz natural. Los uñeros en madera de roble son un guiño al tabique/cabecero.

- Separar zonas. La reforma integral del baño tenía como objetivo crear un espacio que pudieran utilizar dos personas a la vez con total intimidad. Se optó por dejar una zona integrada en el área de descanso y otra independiente. Ésta, al ser pequeña, se cerró mediante una puerta corredera que gana metros y se alicató en un tono claro visualmente ligero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cabecero alto

Al fondo, un cabecero alto separa la cama del vestidor. Esta altura permite ocultar el posible desorden de los armarios. Revestimientos de madera de roble, de Porcelanosa Grupo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesillas voladas

La cama se situó justo en el centro del panel/cabecero de madera que preside el dormitorio. A ambos lados se dispusieron dos sencillas mesillas voladas, idénticas, en acabado blanco. Sobre ellas, en el cabecero, se instalaron dos apliques Tolomeo mini, de Artemide. Funda nórdica y colcha rosa, de Zara Home. Cojines, de El Corte Inglés y Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detrás del cabecero

Detrás del cabecero se ubicó la zona de vestidor, compuesta por un armario de cuatro módulos que ocupa todo un frente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un vestidos hecho a medida

Se equipó con dos puertas correderas en los extremos, mientras que la zona central queda abierta. Una idea cómoda y práctica para ver u ocultar el interior del ropero según necesidades. Armario diseñado por el Estudio Con mucho gusto. Alfombra rosa y taburete, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vano en el baño

Para dar una mayor sensación de amplitud, la puerta del baño se transformó en un vano. La madera del suelo, también presente aquí, le da continuidad.

Truco deco
Frente a las ventanas situadas a un lado de la cama, se colocó un espejo de pared de cuerpo entero. Enmarcado en negro, contrasta con la madera clara del suelo. Su ubicación en esta esquina no es casual: de esta forma se conseguía reflejar el espacio y la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta corredera

El mueble del lavabo, a medida y en acabado roble, se integra en la decoración del dormitorio, a modo de tocador. Una puerta corredera da paso a la zona de ducha e inodoro. Alicatado, de Porcelanosa Grupo. Mueble de lavabo, diseñado por el Estudio Con mucho gusto. Toallas, de
Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Taburete

Con costuras decorativas. Taburete Nueva York, de la firma Au Maison, en Car Möbel (44,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesilla de noche

En pino lacado con compartimento. Mesilla de noche Anda, de La Redoute Interieurs (67,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de metal

De pared y articulada. Lámpara de metal Diane, de Kave Home (59 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano

Plano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios