Este dormitorio se ha decorado con un moderno estilo clásico actualizado y tiene baño en suite

Integrar el cuarto de baño dentro del dormitorio es tendencia, pero si dudas sobre compartir todo el espacio con él, te damos varias ideas para separar ambas estancias con éxito.

dormitorio clásico actual con baño en suite
Montse Garriga

¿Quieres un baño en suite? Si la idea de abrirlo totalmente al dormitorio no termina de convencerte, tienes soluciones tan prácticas y estéticas como esta: dos estancias separadas por un tabique de cristal, pero que comparten las mismas claves estéticas.

La atmósfera modernista y elegante que domina en este dormitorio no es casual. Pertenece a una casa coruñesa de 1900 a la que el estudio Ramisa Projects & Fun devolvió todo el esplendor de tiempos pasados. El resultado que hoy se aprecia en esta suite es un reflejo de las intervenciones que se hicieron también en el resto de la vivienda. Se diseñó la nueva distribución, con zona de descanso y baño comunicados, y se instalaron lucernarios, tragaluces y un tabique acristalado para optimizar la luz natural. Además, se escogieron materiales con una estética propia de principios del siglo XX, como los suelos hidráulicos, los techos enriquecidos con molduras y grandes rosetones o los vidrios emplomados.

Un escenario evocador en tonos blancos y neutros, decorado con piezas antiguas, donde el tiempo parece ralentizarse.

Montse Garriga

Para optimizar la luz natural, el dormitorio se separó de las estancias contiguas a través de cerramientos de cristal: puertas con barrotillo y contraventanas lo independizan de la galería que conduce al resto de habitaciones y una estructura de vidrios emplomados, del baño. La combinación de tonos blancos y azules elegidos tanto para pintar paredes, techos y carpintería como para la ropa de cama, desprende luminosidad y crea una atmósfera fresca y envolvente.

La estructura de vidrios emplomados es un diseño de Ramisa Projects & Fun.
Montse Garriga

Detrás de la cama, un armario camuflado simula un frente de lamas de madera. Sin embargo, se quiso dar máximo protagonismo al techo, que se pintó de gris marengo, un color que contrasta con el rosetón de la lámpara, las molduras y las paredes.

Cabecero, de Ikea. La ropa de cama se compró en Zara Home.
Montse Garriga

El baño se revistió por completo en blanco con azulejos de Auga de Parada y mosaico, de Vitrogres. La bañera y el resto de piezas se adquirieron en un anticuario.
Montse Garriga

TRES IDEAS PARA INTEGRAR EL BAÑO EN EL DORMITORIO

  • Un tabique abierto por ambos laterales es un recurso perfecto para marcar la frontera entre los dos espacios sin restar conexión visual. La parte hacia el dormitorio puede servir de cabecero o de soporte para un televisor, y por detrás, ser la pared de los lavabos.
  • Otra alternativa visualmente más ligera es levantar un murete a media altura para separar la zona de descanso y la de baño, y bien dejarlo así o coronarlo con un fijo acristalado hasta el techo. En los dos casos, facilitará el paso de la luz natural entre ambas estancias.
  • Una solución para que la unión de ambos ambientes resulte funcional es diseñar a medida un armario de obra a modo de tabique de medio cuerpo, que tenga las puertas hacia el lateral del dormitorio y que, por ejemplo, acoja la cabina de ducha en la cara opuesta.


    Realización: Mercedes Díaz De Rábago.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Reformas