Empapelar el dormitorio

Los muebles de mi dormitorio son laqueados en color blanco salvo el cabecero, un modelo de forja también en blanco. Actualmente tengo las paredes pintadas en azul, pero me gustaría cambiar la decoración y poner papel pintado. Sin embargo, creo que empapelar todas las paredes puede ser excesivo, aunque la habitación es muy luminosa. ¿Es preferible combinar papel y pintura?

Si quieres empapelar tu habitación, lo primero que debes saber es que las paredes tienen que ser lisas, sin irregularidades. Como el mobiliario es blanco, puedes escoger cualquier color —elegantes marrones, sosegados verdes, llamativos rojo, malvas femeninos, etc.—, sólo debes asegurarte de que las tonalidades coordinen perfectamente ente ellas. Te recomendamos que no introduzcas más de tres colores, que escojas uno de ellos como base predominante y el resto como pinceladas. Una combinación muy actual es negro-gris-plateado, recomendable para espacios muy luminosos. Reserva el papel pintado para la pared del cabecero y pinta el resto de las paredes. ¿Una propuesta? Empapela sólo el espacio que ocupa el ancho del cabecero, desde el suelo hasta el techo, y pinta los laterales en un tono más intenso que el que vayas a utilizar en el resto de la habitación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas