Ganar privacidad en los dormitorios

Desde el salón de mi casa se accede a dos habitaciones. Me gustaría ganar algo de intimidad y no sé si la mejor manera es poner un murete que reste visibilidad o, por el contrario, embarcarme en una obra mayor y convertir la habitación contigua, que ahora es el dormitorio principal, en el salón y llevar el dormitorio a la habitación que ahora ocupa el salón. Ambas tienen la misma luminosidad, pero podría quedar algo pequeño el salón. ¿Me ayudáis a solucionar mi problema?

Cambiar de ubicación el salón y el dormitorio conlleva una obra mayor, ya que deberías desplazar el tabique que divide ambas estancias para agrandar lo que ahora es la habitación y así contar con un salón algo más amplio. Y además, para hacer el acceso a las habitaciones, tendrías que realizar un pasillo que quedaría muy oscuro al no contar con luz natural. Por ello, aunque la zona de descanso queda repartida a un lado y al otro del salón, es preferible una solución como la que puedes ver en el plano. En el dormitorio hemos creado un pequeño vestidor a la entrada y, a continuación, la cama y las mesillas. En el salón, hemos solucionado el paso a las habitaciones con un murete —que no tiene que llegar al techo— de pavés para que deje pasar la luz natural. Hemos desplazado la puerta de entrada y, en ambos casos, sustituido las puertas batientes por correderas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas