Cómo elegir y cuidar la ropa de cama: Sábanas, edredones y almohadas

De la buena elección en la lencería, dependerá que tu descanso sea cómodo y placentero. Además de dejarte llevar por tus gustos, haz caso también a tus necesidades.

Dormitorio con ropa de cama gris
Getty Images

Dormir entre algodones, esa es la sensación de una cama vestida con buena ropa, un mullido edredón y cálidos plaids.

Sábanas, cuestión de tacto

De algodón, percal, lino, satén, franela... materiales de sábanas hay muchos. ¿El mejor? El algodón. Cuánto mayor número de hilos tenga, más suave y duradera será la sábana.

Las almohadas

Si compartes la cama, acuérdate que además de la medida tubo de la funda, cada vez hay más firmas que ofrecen distintos largos y anchos por si en lugar de una almohada, tienes dos.

¿Almohadas de viscoelástica y látex? Ambas se adaptan perfectamente a las formas del cuello, eliminando presiones y aliviando la zona de las cervicales. El látex, además, admite muy bien los movimientos. Las de plumas, por el contrario, son demasiado blandas.

Qué altura debe tener la almohada. Lo principal es que la cabeza, el cuello y la columna vertebral estén alineadas. Por eso, si duermes boca abajo, opta por un modelo de no más de 10 cm. De unos 13 cm, si lo haces de espalda, y si tu postura es de lado, la almohada debe ser más alta, alrededor de 15 cm.

A cada cama, su edredón

Elige modelos nórdicos o flotantes si buscas un look informal. Los ajustables son ideales para camas-nido y literas. ¿Edredón liso o estampado? Dependerá de la decoración de tu dormitorio, pero si optas por piezas reversibles, renovarás el estilo cuando quieras.


Funda nórdica de algodón de 150 hilos con estampado de flores, de Zara Home.
Hearst

EDREDONES

El nórdico ha desbancado a las tradicionales mantas... y es que los edredones presentan muchas ventajas a la hora de meterse en la cama.

Cómo saber si el edredón es de calidad. Los buenos diseños guardan el calor corporal, permiten una buena circulación del aire y una rápida absorción de la humedad.

Calienta pero no pesa. También es importante que el edredón pese poco. El gramaje -cantidad de relleno en gramos por metro cuadrado- está directamente relacionado con
el calor que aporta, pero también con el peso. A mayor gramaje, mayor calor y peso. Valora todo esto antes de elegir el modelo. Quizás con uno de tipo medio (entre 200 g y 300 g) estés lo suficientemente abrigado, si tu casa no es demasiado fría durante el invierno.

Airea el edredón cada día para que no se apelmace y dure limpio más tiempo.

Cuánto debe medir el edredón. Según sea el tamaño de tu cama o colchón, así debe ser el tamaño adecuado del edredón. Para una de 90 cm: de 1,50 m-1,60m de ancho por 2,20 m-240 m de largo. Cama de 1,35 m: 2,20 m de ancho por 2,20 m -240 m de largo. Cama de 1,50 m: 2,40 m de ancho por 2,20 m-240 m.

Edredones de fibras sintéticas o naturales. Los primeros son más económicos y los hay de excelente calidad, como los de fibra hueca de poliéster o de microfibras con tacto pluma, que imitan a los naturales.

Los edredones naturales son de plumas o de plumones de patos o de ocas. El plumón es la parte más ligera, aislante y que mejor transpira. Los de pluma tienen una parte sólida adherida, el cañón, y mantienen el calor algo peor. El máximo confort con el mínimo peso solo lo garantiza un edredón cuya mezcla contenga un mayor porcentaje de plumón y una menor cantidad de pluma. Aunque será la más cara de las opciones.

También es importante el tipo de confección, ya que ésta garantiza un buen reparto del relleno y de las cámaras de aire. El mejor es el sistema de cosido en forma de cuadrados grandes.

Cómo lavar el edredón. En realidad, solo suelen necesitar un mantenimiento mínimo, y una vez al año, una limpieza en seco en tintorería, en el caso de los nórdicos con relleno natural. Los edredones sintéticos se lavan sin problema alguno en la lavadora con un jabón suave, neutro y un programa de lavado delicado a temperatura templada y sin emplear suavizante. Quedan perfectos para cada nuevo uso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar