Claves que harán de tu dormitorio un espacio cómodo, funcional, personal ¡y muy bonito!

Dormitorios bonitos
Hearst

Es la estancia más íntima de la casa, el rincón donde descansas, te relajas y sueñas. Ideas para aprovechar el espacio, ganar comodidad, acrecentar su belleza y reflejar tu personalidad.

LA CAMA: ELIGE UNA BUENA BASE

La reina del dormitorio, es, sin duda alguna la cama. De hecho pasamos unos 25 años de nuestra vida durmiendo, así, que mejor que sea cómoda. De la elección del colchón dependerá nuestro descanso y salud. En cuanto a las medidas, debe ser, al menos, 10 cm más largo que lo que midas y entre 150 y 160 cm de ancho para camas de matrimonio. Si duermes boca arriba necesitarás un colchón firme, si lo haces de lado, uno blando, y si lo haces boca abajo, intermedio.

MÁXIMO CONFORT: Los colchones de espuma, látex y viscoelásticos guardan mejor
el calor.
Dormitorio, de Sweetpea & Willow.
Hearst

Almacenaje extra. Para un soporte firme y estable del colchón es necesario una base, un somier o un canapé. Este último es la mejor opción si tienes problemas de espacio. Elige un modelo abatible y guarda en su interior ropa de cama o de cambio de temporada. Aprovecha mejor el hueco con bolsas al vacío.

ENMARCADAS: CAMAS CON DOSEL

Si quieres embellecer tu cama, un cabecero o dosel serán tus mejores aliados. En las camas armadas, el cabezal forma parte de la estructura de la cama junto a largueros y pies. Para un toque más romántico, puedes ampliar la estructura conviertiéndola en un dosel. Tienen una apariencia sólida, pero resultan muy pesados a la hora de moverse. Si prefieres algo más liviano, opta por cabeceros acolchados si lees antes de dormir.

A SALVO DE MIRADAS: Cuelga telas del dosel para mayor intimidad o mosquiteras para protegerte de insectos.
Ambiente, de The French Bedroom.
Hearst

Más que una mesilla. Las mesas de noche, además de ser decorativas, resultan muy cómodas ya que permiten tener los objetos personales a mano. Si tienes problemas de espacio para almacenar, opta por un modelo con cajones. No es necesario que sea igual al resto de muebles, pero sí del mismo estilo.

DORMITORIOS CON LUZ Y ESPACIO

Es importante que tu cuarto tenga grandes ventanas para dejar pasar la luz natural y ventilar la estancia, pero también es necesario contar con contraventanas o persianas para cerrarlas si te gusta dormir a oscuras. Coloca cortinas de lino o algodón en tonos claro, para salvaguardar tu intimidad, pero que dejen pasar la luz y conseguir más amplitud. También ganarás espacio visual con muebles y paredes en tonos claros y suelos con lamas o losetas alargadas.

CON VISTAS NATURALES: Usa las ventanas como cabecero de cama siempre que puedas abrirlas con total seguridad.
Dormitorio, de Pip Studio.
Hearst

Cuando llega la noche es necesario contar con una buena iluminación. El truco está en combinar diversos puntos de luz. Además de una iluminación general de techo, coloca focos dirigidos a los armarios, para encontrar rápido la ropa, y lámparas de sobremesa o luces de pared flexibles, para ver la tablet o leer antes de dormir.

UN DORMITORIO BIEN VESTIDO

Los textiles de tu dormitorio vendrán condicionados por la época del año. Es aconsejable tener, al menos, dos juegos de sábanas para el verano y dos para el invierno. Para épocas de calor, te bastará con una colcha, mientras que en invierno, necesitarás un edredón
o nórdico, en este caso, de plumas o plumón. Deja a mano algún plaid para decorar o taparte cuando haga frío y a los pies coloca alfombras de lana o pelo en invierno y de fibra natural en verano.

CUESTIÓN DE ALTURA: Elige una almohada de 10-11 cm si duermes boca abajo; de 12-13, boca arriba, y 15 cm si lo haces de lado.
Ambiente, de Car Möbel.
Hearst

El número ideal. En tu habitación no pueden faltar los cojines sobre la cama, pero ¿cuántos y cómo ponerlos? Crea una composición con 4 ó 6 y colócalos por tamaños, apoyando los más grandes en la almohada. Elige modelos a tono con el resto de las telas de la habitación, sin muchos estampados diferentes para no saturar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios