¿Dormitorio mini con vestidor? ¡Se puede!

Aunque parezca increíble, aquí lo tienes: un dormitorio mini con vestidor abierto. Las claves deco para conseguirlo te las explicamos paso a paso.

Nuestro #CursoDecoracion trata hoy de cómo decorar un dormitorio mini para sacarle el máximo partido, tanto a la superficie como al interiorismo. Para decorarlo, se ha optado por tonos arenas, neutros crudos y blancos para potenciar la luminosidad y agrandar visualmente el espacio. Al ser un dormitorio mini, se han aprovechado totalmente las soluciones de almacenaje. Todo rincón vale y es un tesoro. Así, las mesillas son más altas de lo habitual, para contar con prácticos cajones.

Pero el secreto que guarda este dormitorio es... ¡un vestidor abierto! Muy cerca del baño, para que sea más cómoda la vida diaria, la planificación de los armarios es el punto fuerte. Aunque en este caso son abiertos, las soluciones también sirven para frentes cerrados. A la hora de la distribución hay que considerar sobre el tipo de ropa que se tiene que guardar (¡¡atención a abrigos y vestidos largos!!).

La parte superior se dedica a guardar elementos que se usan esporádicamente: maletas, maletas y cajas con ropa que no sea de temporada. El resto del vestidor se resuelve con baldas, estantes, barras para colgar y prácticos pantaloneros extraíbles. La parte de abajo la dedicamos a zapatos.

Los cajones y su contenido es otro de las claves del orden. El interior del cajón puede tener separadores para clasificar prendas, complementos, accesorios o prendas pequeñas. Las cestas abiertas son perfectas para toallas, ropa de cama o bolsos.

Nuria Serrano

Y una sugerencia para vestidores abiertos: dedica una de las baldas a tocador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa