Copia el estilo: Un elegante dormitorio decorado en rosa, blanco y salmón

El rosa sigue siendo un referente para decorar. Combínalo con el blanco, el salmón y el cobre consigue climas suaves y tranquilos.

Dormitorio rosa, blanco y salmón
Hearst

Textiles en tonos aterciopelados visten esta habitación propuesta por la firma Camengo. La paleta cromática principal va del rosa tiza del cabecero tapizado, al salmón de las cortinas, pasando por el lila de algún objeto decorativo, como el jarrón.

Hearst
Publicidad - Sigue leyendo debajo

No hay en la selección de colores ninguno que resulte excesivo o demasiado intenso. La idea estaba clara: crear una atmósfera relajada y tranquila, pero sin recurrir a minimalismos. Al contrario, los cojines y la profusión de estampados arropan sin abigarrar.

Hearst

BLANCO, COBRE Y AMARILLO

El primero es fondo obligado, que resalta y aporta luz al pantone elegido. Blancas son las paredes y muebles. Los destellos brillantes y cobrizos de la lámpara y las flores de las cortinas, así como los chispazos amarillos de los cojines, ponen notas solares, muy vivas. Añaden el toque necesario para que el excesivo “dulzor” cromático no empalague. Son colores también cálidos pero rompedores, acompañantes perfectos de conjuntos tan suaves y acertados como el de la fotografía superior.

Hearst

Publicidad - Sigue leyendo debajo