Cómo decorar el dormitorio según edades

Las peculiaridades de cada etapa de la vida se reflejan en el dormitorio. Mayores, adolescentes y niños quieren que su espacio los defina. ¿Qué edad tiene tu cuarto

Dormitorios bonitos
Hearst

PARA LOS MAYORES

Muebles y textiles, similares en Laura Ashley.
Penny Winger
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Da igual que seas single o tengas pareja. Cuando te independizas, quieres una cama grande. El dormitorio se plantea como un refugio donde olvidar el ritmo de vida ajetreado. Y, sobre todo, como un lugar para disfrutar de esos pequeños placeres que ahora tanto valoras: cuadrantes mullidos en los que reclinarte mientras curioseas las redes sociales, sábanas suaves al tacto, una funda nórdica envolvente… Un último tip: el predominio del color blanco hará que tu habitación parezca más amplia y luminosa. Muebles y textiles, similares en Laura Ashley.

DORMITORIO ADOLESCENTE

De Ikea: cama Släkt, con cajón inferior (259 €); puf Släkt, con almacenaje (89 €); alfombra Stillsamt (34,99 €); funda nórdica Stillsamt (14,99 €); y silla Örfjall (39,99 €).
IKEA

Quizá ya no te acuerdes, pero a su edad, a ti también te gustaba pasar horas en tu cuarto. Desde el punto de vista práctico, necesita todo el espacio de almacén posible —una cama con cajones, un puf con contenedor interior…— y una zona de estudio. Y desde el decorativo, su estilo aún evolucionará. Elige muebles lisos, en tonos fáciles de combinar, y adapta los revestimientos de la pared y los complementos a sus sucesivos gustos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

EL CUARTO DEL PEQUE

Colección Vintage, de Piccolo Mondo: cama, en 80 x 75 x 150 cm (799 €); mesilla de noche, en 45 x 40 x 54 cm (380 €); sobre ella, lámpara (93,20 €); cabeza de caballo, de rafia (299 €); sillón flor (152,50 €); y en el suelo, casita-revistero (33 €).
Cortesía de Piccolo Mond

Antes de que te des cuenta, habrá crecido, y te interesa que el mobiliario le valga hasta que dé el salto a la adolescencia. Lo ideal es apostar por muebles crecederos. Sigue la norma “menos es más”: con un niño pequeño conviene colocar pocas piezas para que se mueva con libertad por su habitación sin golpearse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios