Cómo tener una mesilla de noche perfecta

El tamaño, la forma, la iluminación, los accesorios... Así se consigue una mesilla de noche ideal.

image
Hearst Spain

Es nuestra compañera de cama, lo último que vemos antes de cerrar los ojos y lo primero que contemplamos al despertar, nuestra gran aliada cuando nos despertamos en mitad de la noche... La mesilla de noche es uno de los muebles que más utilizamos a diario, por eso hay que prestar especial atención a la hora de seleccionarla y de equiparla. Sigue estos 5 consejos para conseguirlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1. Cuestión de tamaño

Lo importante a la hora de elegir la mesilla de noche no es el ancho ni el fondo, sino el alto. La mesita de noche deberá tener una altura similar a la de nuestro colchón o un poco más baja, nunca puede superarla. Así nos aseguramos que acceder a ella sea más sencillo cuando estemos acostados. Toma bien las medidas antes de lanzarte a la caza de una.

2. Gran capacidad

Hay mucha oferta de mesillas en el mercado, tanto de formas como de materiales y colores, pero, sin duda, las que tienen algún espacio para almacenar son las más útiles. Aunque unas baldas supondrán un gran cambio, si optas por alguna con cajones o puertas además podrás esconder todo aquellos que no quieras que quede a la vista...

3. Bien equipada

No puede faltar en tu mesilla de noche algún tipo de bol o bandeja, para quitarte los accesorios, y una lámpara. ¿El tamaño? Nunca debe ocupar más de la mitad de la superficie de la mesilla y es mejor que no sobrepase la altura del cabecero. Si no tienes suficiente espacio, piensa en colocar un aplique de pared o en instalar una lámpara de techo con un cable largo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

4. Toques de estilo

Las estilista Emily Henderson recomienda siempre contar con tres elementos: uno horizontal (como una bandeja), uno vertical (como la lámpara) y alguno escultórico (que puede ser desde una escultura a una flor). Además, hay que asegurarse de contar con formas rectas y redondeadas, y mantenerse dentro de una paleta de tres colores, para que el resultado sea coherente.

5. Asuntos personales

Por último, coloca fotografías, recuerdos de familia o algún tipo de arte que te haga sonreír cada mañana cuando el despertador suene. También piensa en las rutinas que tengas antes de irte a dormir y tus necesidades durante la noche y equipa bien tu mesilla con lo que necesitas: crema de manos para hidratarte o una botella de agua por si tienes sed, por ejemplo.

Te puede interesar:

- Cabeceros y mesillas: 12 parejas ideales

- ¡11 cosas que deberías eliminar de tu dormitorio sin excusas!

- 30 formas de decorar los pies de la cama

- 12 dormitorios con encanto rústico

- 30 piezas low cost para decorar tu dormitorio

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Dormitorios