Cómo hacer el cambio de armario de cara al otoño: el decálogo básico

En esa época difícil en la que nos encontramos de "ni frío, ni calor", "ni manga corta, ni larga", "ni botas, ni sandalias", más que nunca se hace indispensables estos 10 tips para conseguir un cambio de armario funcional y práctico. Que el entretiempo no te pille de improviso.

Pink, Green, Blue, Yellow, Red, Turquoise, Footwear, Room, Fashion, Shoe,

Los catarros amenazan y los días de sol jamás se hicieron tan pesados con tanta capa encima. La famosa época del entretiempo trae consigo el cambio de armario definitivo. Normalmente, el cambio de armario lo hacemos cuando se acerca octubre. Sin embargo, te invitamos a que no hagas un cambio radical porque, como bien sabes, el tiempo está muy loco… Con este decálogo conseguirás un armario funcional y adaptado a esta época de cambios climatológicos.

Las "3 R" en el cambio de armario

  • Reduce. Seguro que hay camisetas, vestidos y bañadores que no te has puesto ni una vez durante todo el verano. Evidentemente, por mucho que te gusten, no tienes que guardarlos para el año que viene: es el momento de deshacerte de estas prendas.
  • Reutiliza. Dar una segunda oportunidad a prendas que no usas también es una forma de ahorrar. Recupera las que estén en buen estado y dónalas.
  • Recicla. Cada vez son más las tiendas que cuentan con contenedores en los que podrás depositar aquello que ya no vamos a usar y que ellos emplearán en la elaboración de otras prendas. Y si no te queda otra opción, acude al "punto limpio".

    Un consumo responsable hará que los recursos y la energía del planeta pueda gestionarse de manera eficiente. Así que, esta temporada otoño-invierno selecciona bien lo que compras y procura adquirir prendas con embalajes que sean sostenibles. Vende la ropa que no uses en apps de segunda mano.

    El objetivo es empezar la temporada de otoño / invierno con un armario o vestidor en perfecto orden.

    Estas son las 10 normas para el cambio de armario

    1. Guardar los vestidos de verano, sí… pero no todos. Deja algunos más ligeros y amplios de seda o muselina para poder lucirlos aún con jerséis elásticos por debajo y unas botas altas.
    2. Los jerséis de lana fuera, pero no a mano. Porque aún no van a hacerte falta. Puedes dejarlos, por ejemplo, fuera de la caja de ropa de invierno pero colocados (y doblados) en el altillo para cuando sea la hora de bajarlos.
    3. Despídete de los pantalones cortos. Porque pro mucho sol que salga, dejarlos es inútil. No te los pondrás, seguro, hasta el año que viene.
    4. Saca las botas, pero deja alguna sandalia. Nunca se sabe cuándo puedes tener un evento elegante en un lugar cubierto. Te vendrá bien un par de sandalias de verano con tacón a mano.
    5. Organización de bolsos: despídete de los de rafia y saca los de ante. Simplemente porque la rafia evoca unas sensaciones que se alejan bastante del momento en el que estamos. Es hora de sacar tus 'totes' y 'shoppers' de ante o cuero.
    6. Ciao pañuelos, hello fulares. Que no bufandas. A no ser que te encuentres en una zona muy fría, las bufandas no harán su aparición hasta bien entrado el otoño y el invierno así que puedes dejarlas junto a tus jerseys de lana, en el altillo, preparadas para la salida.
    7. Blusones y chalecos de verano: guarda todos, pero deja un par. Porque al igual que sucede con los vestidos, puedes combinarlos con jerséis finos debajo y un par de vaqueros.
    8. Adiós, bañadores. Te recomendamos dejar uno en el cajón de la ropa interior. Un spa sorpresa o un día en la piscina climatizada en otoño puede ser un gustazo.
    9. Faldas de verano: no las guardes todas. Excepto las de piscina, puedes dejar un par de faldas de verano para probar a ponerte con unas botas altas o incluso unas medias ligeras y un jersey de punto. Estamos en otoño, aún queda tiempo para que llegue el intenso frío.
    10. Pantalones de verano: cuáles dejar en el armario. Puedes dejar unos pantalones náuticos para combinar con una chaqueta de lana, unos amplios (los llamados 'palazzo') para vestirlos con manga larga y botas y un par de vaqueros blancos (sí, el blanco también es para el otoño).
      This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Orden en casa