Un dormitorio para futuras estrellas

Este espléndido dormitorio contiene lo más preciado de la casa, cuatro hermanas que lo comparten todo: juegos, estudios y sueños.

image
1 de 8
Un dormitorio en tonos verdes

En este dormitorio se respetaron las molduras originales de escayola que decoran el techo y las paredes se pintaron enfrentadas en colores diferentes. Cuando los juguetes y los libros se multiplican, además de estanterías, hay que idear nuevas fórmulas de almacenaje: en los cabeceros, bajo las camas... cualquier lugar resulta válido. Cama blanca, de Limobebe. Librería blanca, de Ikea. Sillas, de Vinçon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Una pared con buena estrella

En la pared próxima a la cama de la hermana mayor se fijó la silueta de una estrella en madera lacada en blanco. Su llamativa presencia la convierte en punto focal en el dormitorio. En este espacio, un atril rojo permite dejar preparado un libro para leer cada noche un rato antes de dormir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Cabeceros prácticos

Cuando hay que repartir el espacio entre cuatro, la imaginación se pone en marcha. Por eso, la interiorista diseñó estos cabeceros en DM lacados en color mostaza, que hacen las veces de mesilla de noche y de pequeña estantería de día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La luz del dormitorio

Dos amplios balcones permiten la entrada de luz en el concurrido dormitorio. Para evitar el exceso de calor en verano, se instalaron unas cortinas lisas de color oscuro; además, como son muy largas, también aíslan del frío en invierno. Una balda en la pared acoge a las muñecas que, con el paso del tiempo, las pequeñas van heredando de sus hermanas mayores. Cortinas y alfombras Ringum (6,99 €/unidad), de Ikea. Todos los cojines proceden de Ivo & Co.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Camas en línea

El dormitorio se amplió según iba aumentando la familia. La segunda niña ocupó la cama central mientras que la llegada de las gemelas exigió la instalación de literas. Cama lila y litera, de Habitat. Y colchas, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Un mueble con historia

En la pared, y a espaldas de la zona de estudio, se colocó una pieza vintage: un armario vitrina herencia familiar que se ha restaurado. El mueble recuerda a las antiguas alacenas, con dos pequeñas puertas en la parte inferior y el cuerpo superior formado por baldas de madera con puertas de cristal. Donde antes se almacenaban viandas, ahora se guarda ropa de cama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
La zona de estudio

Un vano sin puerta separa las zonas de descanso y juegos de la de estudio. En ella se dispuso una estantería con una amplia mesa de trabajo, un módulo de cajones y dos sillas. En la pared, una pizarra recuerda el reparto de tareas. Escritorio Expedit (39,99 €) y cajonera, de Ikea. Sillas rojas, de Vinçon. Flexos Tolomeo, de Luz y Ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Plano del dormitorio

La interiorista Natalia Gómez planificó este generoso dormitorio en tres áreas bien diferenciadas: rincón de estudio, espacio de juegos y zona de descanso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños