Renovar un color clásico

¿Te gusta el rosa pero no la decoración convencional que lo acompaña? Fíjate en esta propuesta: femenina y singular.

Vestir las paredes
¿Has elegido ya los revestimientos? Averigua pros y contras de cada material.
PAPEL PINTADO
Un material asequible que puedes colocar tú misma aunque tiene una vida limitada, a no ser que lo protejas con una capa de barniz transparente. Si es estampado, colócalo sólo hasta la mitad de la pared, a modo de zócalo, para no recargar.
TELA
Una solución resistente, aunque difícil de instalar. Conviene encargar el trabajo a un profesional y elegir una tela lavable que permita una limpieza regular.
PINTURA
Es sin duda la opción más asequible y sencilla, fácil de renovar y de llevar a cabo por una misma. En el caso de una habitación infantil lo ideal es optar por una pintura plástica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las paredes

Propicia la relajación en el dormitorio de tu niña decorando las paredes en un rosa muy suave. Este color no es sinónimo de ñoñería; en este cuarto, por ejemplo, la interiorista Cristina Larrañaga pintó una original cenefa de círculos en rosa fuerte en la unión de techo y pared. Una propuesta que completó con unas cortinas de florecitas en estos mismos tonos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Perchero de pared

Instala una barra de acero en la pared y utilízala como perchero para sus prendas de abrigo. También te vendrá muy bien para dejar preparada la ropa de la niña para el día siguiente. Barra-toallero modelo Grundtal de Ikea. Manta rosa con pompones en color fucsia en Galería Aspa. Tiradores del armario, de Aki.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Asientos

No está de más que incluyas algún asiento cómodo en el cuarto de la niña; te servirá para darle el biberón y, más adelante, para leer cuentos o jugar con ella. Banco de estilo Thonet, cojín con volante y manta a rayas. Todo, de Galerías Aspa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cajas

Enseña a los niños desde pequeños a mantener su cuarto ordenado. Escoge unas cajas bonitas de varios tamaños y decoradas con motivos infantiles para hacer de esta tarea un juego. Cajas de latón en Galerías Aspa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los detalles

Una habitación infantil debe ser relajante, pero también divertida. Lo más acertado es huir de los colores serios y las paredes lisas; decóralas con unos cuadros bonitos o, como aquí, con un motivo llamativo pintado en un tono más intenso. En una de las paredes de este cuarto se hizo un gran círculo en un rosa algo más subido que el fondo. Banco, cojín, manta y cortinas de Galerías Aspa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cuna

Reserva la zona más cercana a la ventana para ubicar la cuna; la luz solar es muy necesaria para los más pequeños. Cuna Gulliver y mesilla redonda de Ikea. Ropa de cuna de Galerías Aspa: funda nórdica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cambiador

Fabrica tu propio cambiador con una mesa auxiliar que puedas aprovechar cuando el niño crezca. Para guardar ahora los pañales y más adelante los libros, coloca en la pared unos armaritos. Éstos tienen puerta de pizarra. Cambiador de madera, todo de Ikea. Lámpara con luna de Inthai en Galerías Aspa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Complementos

Busca detalles para hacer de su habitación un espacio único. Muñecos, dibujos o un retrato de tu hijo como éste, realizado por la pintora Laura Bernal; el precio varía según tamaños. Cesta, alfombra rosa y muñeca, de Galerías Aspa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños