Un dormitorio con cama y cuna

Con dos años recién cumplidos, Íñigo está casi a punto de dejar la cuna y pasar a una cama de mayor; mientras tanto, la organización del dormitorio es fundamental para crear un espacio desahogado.

image
1 de 7
Un dormitorio azul

De la combinación de azules, tostados y blancos resulta un ambiente relajante y equilibrado. La introducción de marinos y toques de rojo permite que el cuarto se pueda utilizar durante más tiempo, ya que no lo limita a la época de bebé. Cuna, de El Sitio de Alejandra. Alfombra, de Laura Ashley. Lámpara de pie (55 €), pantalla de vichy azul (35 €) y ropa de cama y cuna, de BB the countrybaby.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Muebles doble función

Los contenedores o jugueteros vienen de maravilla a la hora de mantener en orden su cuarto mientras son pequeños; y cuando crecen, resultan excelentes para almacenar mantas o cojines. Éste, acabado en blanco, se compró en Vatel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Decoración infantil

Los detalles personales siempre triunfan en las decoraciones infantiles. Por ahora gustará a las mamás; pero cuando aprenda a leer, un cuadrito con su nombre fascinará a su propietario, ya se sabe que los niños son protagonistas por naturaleza. Cuadro pintado a mano por María Trujillano, de Tarifa Rak. Baldas Lack, de Ikea (19,95 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Ropa de cama

Es un elemento al que no solemos prestar atención y, a menudo, determina la decoración del dormitorio. Muy importante es que se lave a máquina. Manta blanca a rayas azules y grises (169 €) y cojín de Lexington (32,50 €). Todo, en BB the countrybaby. El osito es de Imaginarium.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
El estor

Favorecer la entrada de luz natural es básico en la habitación de un niño; pero también tamizarla, para que no deslumbre. Un estor de lino es una opción muy adecuada; éste se encargó en El Sitio de Alejandra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
¿Perchero o cuadrito?

La gracia de algunos complementos los convierte en esos detalles decorativos necesarios para que un espacio quede perfecto. Este perchero, de Vatel, es uno de ellos. La bufanda se adquirió en Jacadí y el reno, en Sia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Plano e ideas

El espacio se rentabilizó al máximo para lograr que esta habitación, de planta cuadrada, resultara lo más despejada posible; incluso, con cama y cuna.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños