Una propuesta muy cálida para el dormitorio infantil

El cuarto de los niños es el lugar ideal para jugar con los tonos naranjas más vivos, ya que llenan el ambiente de optimismo y vitalidad. Dosifícalo y matízalo con muebles blancos y beis.

image
1 de 8
Muebles pintados

Recuerda que no es necesario que todos los muebles sean de la misma colección. Pero si deseas lograr un ambiente equilibrado, unifícalos dándoles el mismo acabado. Además, al pintar y decorar las piezas a tu gusto, conseguirás una decoración más rica y personal. Cama modelo Atelier de Ikea, extensible desde 1,28 hasta 2,07 m y mesilla heredada; ambas pintadas por Ana Masllorens. El perchero y la alfombra son de Dijous.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Estores a medida

A la hora de vestir puertas o ventanas de dimensiones especiales, no dudes en encargar estores a medida, en una tela lisa que combine con la ropa de cama y los cojines. Opta por diseños sin varillas, perfectos para ambientes juveniles o desenfadados. Estor, en 1,10 x 2,46 m en D’Abril.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Viste la cama con un juego vistoso

coordinado con los colores de la habitación. Los estampados a cuadros vichy o las florecitas bordadas son clásicos que no pasan de moda. Juego de sábanas y bolsa. Todo, en Dijous.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Zona de almacén

Los juguetes de los niños no tienen por qué restar espacio a la habitación. Nunca está de más incluir un asiento cómodo en su cuarto; si está equipado con unas cestas, te permitirá tener los peluches en orden y ocultarlos mientras no los usas. Si las dimensiones de la habitación no te permiten incluir un mueble como éste, soluciónalo con cajas bajo la cama. Banco, de El Osito Azul y colchoneta. Todo, en D’Abril. Cojín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Rincón de estudio

Por pequeño que sea el niño es importante ubicar una mesita en su dormitorio. Le será muy práctico para dibujar, hacer puzles o leer sus cuentos. Ayúdale a mantener el escritorio en orden con cajoneras, bandejas o, si no dispone de mucho espacio, confecciónale una funda con bolsillos que pueda colgar de la silla. Mesa y silla. Ambas, en Dijous.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Ropa de cama

Si los muebles de la habitación son blancos o en tonos crudos, pon una nota de color con las telas. Los naranjas y amarillos sobre fondo neutro crean atmósferas actuales y desenfadadas. Si escoges tonalidades vivas, el ambiente ganará en luminosidad, alegría y frescura. Decídete por diseños sencillos, que no resulten ñoños cuando el niño crezca. Colcha; cojines naranja, amarillo y bicolor. Todo, de venta en D’Abril.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
A los niños les encantan los complementos con mucho color.

Reserva una zona de la pared para fijar un práctico perchero, que decore y ponga una nota divertida en la decoración. Perchero en Rabasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
En este dormitorio,

de 14,36 m² y planta en forma de L, se crearon ambientes cómodos y desahogados.
1. Zona de descanso. Formada por dos camas, en paralelo adosadas a la pared más corta, cerca de la luz natural. Entre ambas, una mesilla. En el suelo, una alfombra en forma de nube.
2. Rincón de juegos. Frente a la puerta, se situó un banco que incluye cestas extraíbles. Además, se colocaron una mesa y un par de sillas, para que los niños puedan jugar y dibujar.
3. Armario. En la pared que queda a la izquierda de la puerta de entrada se realizó un armario empotrado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños