Su primer dormitorio

Te ayudamos a decorar la habitación de tu bebé. Hemos preparado dos propuestas que incluyen los muebles básicos, las telas y los complementos.

image
1 de 6
APUESTA CLÁSICA

Elige muebles de madera laqueada en blanco o crema y combínalos con telas y revestimientos en tonos pastel. En este dormitorio se optó por un relajante azul celeste. Si no quieres que la decoración resulte muy ñoña, decídete por tapicerías lisas y dale un aire infantil con discretos estampados. Una idea muy sencilla y económica, que puedes realizar tú misma, es decorar la pared con los mismos motivos de la ropa de cama o la alfombra, como se hizo en este caso. Visillo de algodón en El Osito Azul.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
De su tamaño

A partir de los dos años de edad, el niño necesitará su propio asiento. Escoge un modelo de su tamaño para que no tenga que recurrir a ti cada vez que quiera subir o bajar de la silla. Silla en Minymo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Perchero

¿Necesitas una zona extra de almacén? Si el armario o la cómoda no son suficientes para guardar toda su ropita, hazte con un perchero para colgar las prendas largas. Elígelo en el mismo material y acabado que el resto de los muebles y colócalo en un rincón de la habitación. Perchero de madera laqueada en blanco en El Osito Azul.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
PROPUESTA MULTICOLOR

Antes de escoger el color que marcará la decoración del dormitorio de tu bebé, debes estudiar la orientación de ésta respecto al sol. Por ejemplo, una habitación muy soleada que reciba gran cantidad de luz natural puede pintarse en un color como el verde; un tono que tranquiliza, refresca e invita al descanso. Para dar calidez a la estancia, matízalo con cremas y marfiles e introduce detalles en tonos más vivos que animen el resultado final. Visillo en El Osito Azul. Complementos, de VTV, Amelia Aran y La Estrella del Bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Muebles auxiliares

Intenta incluir muebles extra que hagan más cómodo su cuarto. Por ejemplo, un galán es una buena solución para dejar su ropita a punto para el día siguiente. El modelo de la foto, además de una barra, cuenta con un estante para colocar un par de zapatos, en el que el niño también se podrá sentar para calzarse y aprender a atarse los cordones. Galán de madera laqueada, en 80 x 30 x 25 cm.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
El cambiador

Convierte una cómoda en cambiador con una colchoneta. Reserva los cajones superiores para guardar los productos de limpieza del niño y en el resto, la ropita. Cuando el niño crezca, podrás seguir utilizando el mueble. Cómoda con cestas El Osito Azul. Cambiador en La Estrella del Bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños