Los mejores disfraces DIY para Halloween

¿Buscas ideas e inspiración para disfrazar a tu peque en la noche más terrorífica del año? Para el colegio o para la fiesta con los amiguitos, echa un vistazo a los mejores disfraces do it yourself que hemos visto en Pinterest.

image
1 de 9
Princesa calabaza

Una princesa vestida de naranja, el color de la calabaza, símbolo de Halloween.

Tul para el vestido, cinta para sujatarlo y un girasol artificial como broche en el pecho. El sombrero puedes hacerlo con fieltro o pintar con pintura en aerosol un gorro de bruja (tu pequeña también puede ser una bruja buena de Halloween).

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Espantapájaros

Un mono con parches hechos con retales y un poco de paja o rafia que asome por los pantalones y mangas de la camisa (¡camisa de cuadros!).

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Monstruo

¿Truco o trato? Con este disfraz tu pequeño podrá llamar a las puertas en busca de sus caramelos y chocolatinas.

Necesitarás fieltro para hacer el mono o para decorar algún pijama mono que tengas viejo por casa. La máscara, con fieltro a partir de un gorro tipo aviador.

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Gatito negro

¡Qué mal fario! ¿Te apetece un disfraz de gato negro? Siempre al lado de la bruja o junto al caldero, el gato negro es otra de las figuras típicas de la noche del 31 de octubre.

Una camiseta y unos leggins negros y algunos complementos. Sobre los leggins una faldita en tul negro, atada con un lazo. Para las orejitas, una diadema con dos orejitas de fieltro con cartón dentro y un remate de tira de pelo negro (en mercerías). Para el rabito, un alambre revestido con una funda de fieltro negro y pelo negro. Átalo a la cintura. El alambre te permitirá moldear su forma pero acólchalo bien con la funda de fieltro y algo de relleno o guata para que no se lo clave en ningún caso.

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Cola de dragón

Sencillo. Con tela de un color realiza un cono y cósele una cinta en el extremo de mayor diámetro para que vaya atada la cola a la cintura del niño.

Rellena la cola de guata. Cósele unos triángulos, de mayor tamaño cerca de la parta que va a la cintura del peque y más pequeños en la punta. Los triángulos deben llevar también algo de relleno para que se queden "tiesos" o incluso una pieza de cartón.

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Una pequeña fierecilla

¿Un niño lobo?

Una camiseta marrón y pantalones del mismo color. Con fieltro realiza un pañuelo que simule jirones en la camiseta o la pechera del lobo.

¡Los pelos a lo loco! Dientes por fuera y maquillaje y en la cabeza una diadema con orejas (realízalas con fieltro, dos triángulos con una pieza triangular de cartón para que se queden tiesas y cosidas a la diadema). Del pantalón, un rabito realizado con tela rellena de guata.

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Esqueleto

Vamos a dejar al peque ¡en los huesos! Recupera un chandal o pijama antiguo y un gorro. Sobre él cose o pega con pegamento textil piezas de fieltro en color blanco en forma de huesos, de manera que simule un esqueleto. En el gorro, la calavera. ¡Listo!

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Muñecos diabólicos

Los que dan más miedo en Halloween: muñecos diabólicos.

Recupera camisetas, vestidos y pantalones como los de estos niños (Chucky y Tiffany) y echa mano del maquillaje, la gomina y la laca.

A cardar el pelo, a fijar y a maquillar sus angelicales caritas para conseguir un efecto fantasmagórico.

Vía Pinterest.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Collares de miedo

Un detalle para una noche de miedo. Un vestido negro, un buen maquillaje y un detalle como éste: se trata de collares realizados con una pistola de silicona caliente.

Puedes hacer un modelo como el de la imagen que simule sangre o decantarte por una cicatriz o una tela de araña.

Necesitas papel de estraza o una base de silicona de las que se usan en la cocina. "Dibuja" con la pistola de silicona caliente la forma sobre la base, asegurándote de "echar" mucho pegamento. En los extremos realiza un pegote circular. Deja secar. Cuando esté seco, despega y realiza un agujero en cada extremo para colocar una cuerda con la que fijar el collar alrededor del cuello.

En el caso de la sangre, pinta el collar con un rotulador indeleble.

Vía Pinterest.

Descubre cómo hacerlo paso a paso aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños