Escritorios juveniles

A partir de cierta edad los niños tienen que hacer deberes y, más tarde, dedicar muchas horas al estudio. Prepara una zona de trabajo práctica, adaptada a sus necesidades, sea cual sea el espacio con el que cuentes.

image
1 de 12
En un frente

Una zona de paso -la entrada a casa, un distribuidor o un pasillo- es perfecta para una solución como ésta; la clave es la pared, pintada en un verde intenso, y equipada con una composición modular que permite aprovechar el espacio en vertical. El escritorio, muy liviano, tiene el sobre de cristal. Pintura Spring Time, de la firma Valentine. Mesa de escritorio, en 1,20 x 0,77 x 0,57 m, y estantería modelo Panorama; todo pertenece a la colección Urban Chic, de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Escritorio en ángulo

Este diseño juvenil incluye tres prácticos módulos de cajones sobre los que se apoya el tablero formando una composición en L. Los muebles bajos hacen también las veces de banco al colocarles una colchoneta encima. Composición, de la firma Asoral. Complementos, de venta en VTV.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Orden en el estudio

Una propuesta funcional y muy divertida que combina diferentes módulos de almacén; se trata de una composición dinámica que huye de la simetría. Frente al escritorio se situó un original banco con cestas. Escritorio y cajoneras, de BM. Módulo blanco, de Decor Idea Kids. Cestas, de Yes Kids

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Cabecero corrido

En los dormitorios de dimensiones reducidas es frecuente prolongar la mesa de estudio desde el cabecero de la cama. De esta manera, se aumenta la superficie de trabajo y no es necesario incorporar una mesilla. El espacio que queda entre la cama y la pared se ha aprovechado con un módulo extraíble, ideal para guardar ropa de cama voluminosa o la mochila del colegio o de las clases de deporte. Este diseño pertenece a la colección Newport, de la firma juvenil Garabatos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Escritorio adosado

¿Se te ocurre mejor combinación que una librería y una mesa de estudio? Son la pareja perfecta para una zona de trabajo; en este caso la estantería incluye cajones, puertas y baldas abiertas sin trasera y una mesa en L adosada. Un mueble de este tipo es muy apropiado para separar ambientes cuando dos hermanos comparten la misma habitación. De la serie Expedit, de venta en Ikea: librería, en 1,49 x 0,39 x 1,49 m (89,90 €) y escritorio, 1,15 x 0,78 x 0,76 m (39 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Escritorio para dos

Cuando la habitación es compartida es imprescindible planificar bien la zona de trabajo para que ninguno de los niños invada el espacio del otro. En este caso, cada puesto está delimitado por una cajonera situada debajo de la mesa. La zona superior la ocupa una estantería que combina compartimentos abiertos con otros cerrados. Además, el sobre de la mesa se diseñó con una fila de cajones sin tirador. Sillas Macadam, de Habitat. Material de estudio, de la firma Konema.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Mesa en esquina

Para una habitación destinada a trabajar y estudiar o en el mismo dormitorio en el que se encuentra la cama. Su diseño incluye una estantería alta de dos cuerpos con cajones y armario, la mesa en ángulo y un estante para CD. Su estructura con mástiles de acero aporta un aire industrial que le encantará a cualquier adolescente que, además, tendrá todo lo que necesita para estudiar en un rincón y bien organizado. Complétalo con una silla ergonómica que le ayude a mantener la postura correcta. Composición Aria (650 € aprox. en Expo Mobi).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Para adolescentes

¿Ya es un adolescente? Elige un diseño con vistas al futuro, para que se sienta cómodo durante muchos años. Sus necesidades de estudio han cambiado y sus gustos lo están haciendo. Planifica espacio para almacenar todos sus libros y complementos en cajones y baldas. Los diseños simétricos que integran la mesa y los estantes en paralelo potencian la sensación de orden. Los complementos actuales, como la lámpara de estudio o una silla adecuada, son clave para personalizar el dormitorio. Composición del programa Akordes, de Kibuc (1.537 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Escritorio bajo la ventana

Cuando la habitación es pequeña, o si prefieres dejar despejada la zona central para sus juegos, aprovechar el hueco que queda delante de la ventana es una opción perfecta. En este caso la mesa de estudio, muy ligera, está compuesta por un tablero con patas en un extremo y un módulo librería en el otro. Junto a ella se ha situado una estantería baja, para libros. Un dato útil: lo ideal es que el escritorio mida 70 cm de fondo; aunque cuando los niños son pequeños, se permiten licencias. Mesa y silla, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Todo en blanco

¿Problemas de espacio? Opta por una decoración en un solo color; eso sí, procura que sea claro. El blanco es, por supuesto, la solución más socorrida y, además, es tendencia esta temporada. Esta opción, inspirada en los diseños nórdicos, resulta muy fresca; con un cajón debajo de la superficie de apoyo tendrá recogido su material y sobre la mesa, en botes, los lápices.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Zona de estudio a medida

Este espacio está ubicado entre dos armarios de distinto fondo; su acabado, en laca, como el resto del mobiliario, facilitó su perfecta integración. Debajo de la mesa se oculta una cajonera con ruedas que amplía el espacio de almacenaje. El rincón se completa con dos baldas. En lugar de lámpara de mesa, se optó por instalar un foco debajo del estante más cercano al escritorio. Armario, mesa y baldas realizadas a medida por Cusara. Cajas, de Vigil Escalera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Dormitorio femenino

Y con un guiño al diseño; nos gusta la opción de combinar un escritorio de madera lacada de línea tradicional con el clásico modelo Panton. Para ubicar esta zona de estudio se ha aprovechado el espacio entre dos pilares. De VTV: silla (175 €) y mesa de la serie L (580 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños