Un alegre dormitorio en rosa

El color femenino por excelencia forma un excelente tándem con el azul turquesa en esta coqueta habitación con guiños al diseño.

image
1 de 5
Combinación de muebles sencillos y de diseño

Junto a la cuna blanca, pegada a la pared, se colocó un sillón próximo a la ventana. El centro quedó despejado para colocar una mesa de líneas sencillas en contraste con las sillas de diseño, un clásico a escala infantil. Mesa, de Ikea. Sillas Panton Junior, de Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Papel pintado, de Guille García de la Hoz

Un mueble escalonado con contenedores
extraíbles sirve para almacenar juguetes y los primeros cuentos del ahora bebé. En el suelo,
una alfombra rosa de pelo corto aporta calidez. Mueble Trofast, de Ikea. Alfombra, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Dormitorio en tonos alegres y vivos

La decoración apuesta por un marcado contraste de colores. La pared se pintó en azul turquesa, al igual que el cubrerradiador, lo que permitió integrarlo con acierto en el ambiente. Divertido perchero de colores Hang it all, de la firma Vitra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Pintura y papel

La intensidad del dúo turquesa-rosa se matizó con un frente de papel pintado en tonos suaves y con estampado de dibujos de casitas para pájaros. Papel pintado, de Guille García de la Hoz. Estor tipo screen, de Abast Vent.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Distribución del dormitorio en tres zonas

Este dormitorio, amueblado con modelos de líneas sencillas con ligeras pinceladas de diseño, se dividió en tres zonas: un rincón de descanso para los adultos, la cuna del bebé con zona central de juegos y, por último, la zona de almacenamiento.

Rincón de descanso

Cerca de la ventana se colocó un cómodo sillón para alimentar al bebé o velar su sueño por la noche.

Zona de cuna

 
Pegada a la pared se instaló la cuna que, más adelante, dará paso a la cama. En el centro se ubicó una mesa con sillas para los primeros juegos y se dejó una zona libre para gatear sobre la alfombra a placer.

Muebles auxiliares

Junto a la cuna se situó el cambiador y frente a ella, una estantería escalonada que ayuda a mantener en orden peluches, juguetes y primeras lecturas. Su altura es perfecta para una niña pequeña. Según se entra, a la izquierda, un armario empotrado almacena la ropita del bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños