Una habitación compartida con cuna y cama

Arturo y su hermanito comparten dormitorio. El acierto de este proyecto: muebles básicos y funcionales y tonos que transmiten sosiego.

image
1 de 8
Tres en uno: cuna, camas y zona de juegos

A la hora de realizar el proyecto la premisa fundamental era que los niños compartiesen cuarto. Su decoración se ha adaptado a las necesidades de cada edad con una cuna evolutiva, un cambiador, una butaca y un mueble realizado a medida con dos camas, una de ellas extraíble. Tiradores, de Zara Home. Alfombra, de Lorena Canals. Butaca, de Piccolo Mondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
El cambiador, ligero y con ruedas

Se ha escogido un diseño de reducidas dimensiones, que no resta espacio de juego pero que solventa las necesidades de un bebé. Este diseño de Stokke, realizado en madera natural, se convierte en escritorio y estantería. Cuenta con dos contenedores en los laterales y un par de baldas abiertas para tener a mano los pañales, la ropita de cambio y los accesorios para la rutina de aseo del bebé. Toallas y maleta, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Una habitación muy cálida

Se ha escogido una gama cromática sosegada y neutra, en tonos tierra. Las paredes combinan un papel con textura en la zona superior y pintura en la inferior. Una moldura de madera oculta la unión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La distribución del dormitorio

La cuna se ha ubicado delante del ventanal para que el bebé reciba la luz natural, aunque el visillo y las cortinas permiten oscurecer el cuarto sin necesidad de bajar las persianas. Además, gracias a las ruedas, se desplaza fácilmente para dejar libre la zona central de la habitación, utilizada como espacio de juegos. Mikados, de Maisons du Monde. Mecedora, de venta en Coolkids. Cortinas, en Tado Interiorismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Para el bebé: la cuna

A juego con el cambiador, también en madera natural, la cuna Stokke Sleepi es evolutiva: crece con el bebé. La base es ajustable a diferentes alturas, elevada durante los primeros meses y más baja a medida que crece, así se evita la tensión lumbar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Suelo extra resistente

La tarima, de Energía Natural by Joan Lao, cuenta con tratamientos de última generación que le confieren una mayor resistencia. Está acabada en gris y emula el desgaste natural de la madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
La cama del hermano mayor

Arturo ya duerme solo en su cama y para cuando su hermano también afronte ese nuevo reto, otro colchón estará esperándole. Con mirada hacia el futuro, el estudio Tado Interiorismo, encargado del proyecto decorativo de la habitación, ha diseñado a medida una estructura que acoge las dos camas. Está realizada en DM y laca no tóxica. Ropa de cama, de Zara Home. Cuadro, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Plano e ideas decorativas

Eliezer Tapetado, interiorista de Tado Interiorismo, armonizó descanso y juego. El cuarto cubre las necesidades de dos niños y el mobiliario crece con ellos.

1 CAMA. La estructura a medida, lacada en blanco, cuenta con una segunda cama extraíble. Además, incorpora una barrera para evitar caídas por las noches. Se ubica en paralelo con
el frente de armarios.

2 CAMBIADOR. Ligero, convertible y muy funcional. En un espacio reducido se ha resuelto un rincón indispensable en los primeros meses de vida del bebé. Pañales, toallas y productos de aseo se organizan en las baldas y en los contenedores laterales.

3 EVOLUTIVA. De mini cuna a cuna e, incluso, cama hasta los 3 años. El acabado en madera natural resulta muy cálido y destaca respecto al tono escogido para revestir el suelo de la habitación, una tarima teñida en un gris lavado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños