Un dormitorio perfecto para una jovencita

Tiene todo lo que necesita: amplia zona de estudio, cama nido, dos armarios para toda su ropa y una estantería multiuso donde caben sus libros, los diccionarios y muchas cosas más. En cuanto a la decoración, sobre el blanco inmaculado de los muebles, el rosa palo va in crescendo en este dormitorio juvenil, que rebosa personalidad en complementos y textiles. 

image
1 de 7
Una distribución óptima en forma de U

En este dormitorio de planta rectangular, alargada, la zona con más luz natural se reservó para el escritorio, hecho a medida y con cajonera. A la izquierda de la mesa, se colocó la cama nido y frente a ésta, una librería multiuso. Con esta distribución el espacio se aprovecha al máximo sin obstaculizar la circulación.

Como contraste al blanco del mobiliario, las paredes se pintaron en un suave tono rosa. Sobre la cama se dispusieron dos baldas apoyadas sobre unas originales escuadras con forma ondulada. El rosa y el rojo, presentes en asientos y textiles, alegran el conjunto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Decoración alegre con ráfagas de color

Una cama nido tipo diván hace las veces también de cómodo sofá con un mix de cojines. Allí, sentada entre cojines sobre un edredón de estampado patchwork multicolor, Marta se relaja con un buen libro entre las manos. Cama nido, de Me & You. Lámpara de mesa con pantalla, de A Loja do Gato Preto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Un vestidor para toda su ropa

El retranqueo de la entrada se aprovechó para colocar dos armarios roperos empotrados que forma una L y son un pequeño vestidor muy práctico para la niña. En uno de ellos Marta guarda la ropa de temporada y en el otro la que no utiliza.

Junto a la cama se dispuso una mesilla de noche de idéntico estilo al resto del mobiliario: en blanco y de líneas rectas. Sobre ella se colocó una bucólica lamparita de mesa, con pantalla estampada y pie decorado con mariposas.

Pantalla modelo Alfhild Fagel, de Ikea (16,99 €). Puf, alfombra roja y jarapa, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Rincón de estudio

El escritorio se compone de un tablero encargado a medida, que se prolonga y forma una L; esta superficie extra es muy funcional para tener a mano material escolar o utilizar como mini librería, y dejar despejada la mesa para estudiar. El sobre se apoya en la esquina en un tablero curvado y vertical, y en el otro extremo sobre una cajonera, que dispone de un cajón con cerradura. Completan la decoración unos visillos livianos con topos, en blanco, que contrastan con la barra en color fresa y que además de hacer más acogedor este rincón, tamizan la luz natural.

Silla giratoria, de Ikea (19,99 €). Barra y alzapaños de tulipán, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Para sus libros y sus cosas

Frente a la cama, una estantería blanca se va llenando poco a poco de libros y diccionarios. Junto a ella se colocó un bonito juguetero de madera seguido de un taburete, sobre el que descansa un sonriente cojín, y un espejo de pared en el que verse de cuerpo entero antes de salir impecable.

Estantería, taburete Ingolf (29,99 €) y espejo Stave (19,99 €), de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Cojines con mucho ojo

Desde pequeña a Marta le han fascinado los búhos. Los peluches de antaño, siempre vigilantes, han dado paso a originales cojines de enigmática mirada que hoy presiden su cama. 

Estos cojines tan coloristas son de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Plano

Con cama nido y rincón de estudio.
La planta alargada de este dormitorio se aprovechó para disponer de una holgada zona de estudio y de una cama doble, por si se queda alguna amiga a dormir.

ZONA DE ESTUDIO. Para aprovechar al máximo la luz natural, la mesa de escritorio se colocó frente a la ventana. La acompaña una silla giratoria y con ruedas, muy cómoda a la hora de sentarse a estudiar cada tarde.
ÁREA DE DESCANSO. Pegada a la pared se dispuso una cama tipo diván que también hace las veces de sofá gracias a los múltiples cojines que se utilizan a modo de respaldo. Frente a ella se colocó una librería de tamaño mediano para no restar demasiado espacio. Sobre el suelo de madera se puso una alfombra alargada que permite a su joven dueña sentarse o tumbarse a leer o a escuchar música.

ALMACENAMIENTO. Junto a la cama, se colocó una mesilla y dos armarios en forma de L cuya amplitud permite almacenar ropa de invierno y verano. En el suelo, un puf descansa sobre una jarapa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños