Un dormitorio de bebé que se adaptará a su crecimiento

Este cuarto de bebé se amuebló para cubrir gran parte de la etapa infantil de una vez. Tiene moisés, una cuna que se convierte en cama y muebles que seguirán siendo útiles cuando crezca. Se decoró en blanco y azul, todo un clásico a prueba de modas.

image
1 de 6
Un dormitorio con moisés y cuna evolutiva

El cuarto, amueblado en blanco, se ha decorado con un discreto papel pintado salpicado de letras azules. Cerca de la ventana se instaló el moisés y la cuna evolutiva, que utilizará en unos meses y le durará varios años. El armario de dos puertas almacena, de momento, ropa de cama a la espera de que su pequeño dueño se haga mayor. Moisés de organza (1.180 €) y armario en 120 x 60 x 190 cm (1.390 €), de la firma Piccolo Mondo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Todo a mano para cambiar y asear al bebé

Cerca de la cuna, se dispuso una cómoda en cuya superficie va encajado un práctico cambiador que se puede quitar cuando ya no se utilice. En lugar de cajones, cuenta con un hueco que permite tener a mano los útiles de aseo y un armario de dos puertas para almacenar pañales, toallitas húmedas o cremas. Cómoda, con medidas de 120 x 56 x 96 cm  (1.175 €); y bandeja cambiador con compartimentos (260 €). Todo, de Piccolo Mondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Una estantería para todas sus cosas

Se reservó una pared para colocar una estantería, en cuyo hueco central se acopló una cajonera del mismo estilo. Puente estantería, con medidas de 260 x 40 x 207 cm (1.950 €) y cómoda (950 €) son de Piccolo Mondo.
Los álbumes de fotos y los peluches, que se almacenan hoy en las baldas, darán paso mañana a sus primeros cuentos y en el futuro, a los libros escolares. En los laterales inferiores del mueble, las puertas ocultan dos armaritos, que albergan la ropa de diario del bebé colgada en mini perchas.
Ideal un detalle para decorar las anillas-pomo del mueble: unos lacitos azules salpicados de lunares blancos. ¡Una original idea para personalizar el cuarto del bebé! 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Las vestiduras de la cuna

Se buscó el contraste del blanco con pequeños detalles azules. Lo vemos en la cuna donde chichoneras, sábanas y cojines alternan por igual letras y rayas, y también en el móvil musical, fijado a los barrotes, y cuyas melodías facilitarán el relajamiento del bebé cuando descanse o juegue con sus peluches favoritos. Cuna convertible en cama, de venta en Piccolo Mondo (990 €)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Un sillón biplaza, el toque de color

En la habitación se creó un agradable rincón formado por un mullido sofá, tapizado en terciopelo azul. Así, papá y mamá se sentirán cómodos al dar de comer a su bebé, acunarle o, simplemente, al observar cada uno de sus movimientos. Para iluminar de forma tenue la zona se colocó una lámpara de pie con pantalla blanca. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Plano del dormitorio

Para que el paso de la cuna a la cama no planteara problemas, se reservó la mayor parte del espacio a la zona de descanso y el resto, a almacenamiento.

1 ÁREA DE DESCANSO. Cerca de la ventana se situó el moisés, donde hoy duerme el bebé, y anticipándose al mañana, se colocó una cuna convertible en cama. En el suelo, una alfombra blandita acogerá sus primeros gateos. Y para que los padres descansen y disfruten de estos momentos únicos, también se colocó un mini sofá.

2 ALMACENAMIENTO. Distintos muebles, repartidos por todo el cuarto, sirven para guardar la ropita del bebé y sus útiles de aseo: un armario de dos cuerpos, una cómoda con cambiador extraíble y, la gran protagonista del dormitorio, una original estantería con cómoda incorporada que ocupa un frente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños