Una habitación en tonos pastel

Decorado en tonos pastel, este sencillo cuarto para una niña, que todavía no ha cumplido el añito, invita a la calma y a disfrutar de los primeros meses de vida de la pequeña.

image
1 de 5
La cuna, frente a la ventana

La cuna es un diseño sencillo de barrotes rectangulares en color blanco. Ésta se colocó delante de la ventana y, a su lado, una mecedora de lactancia, tapizada en loneta en color blanco. En esta habitación los tonos pastel -blanco y rosa para el mobiliario y los textiles y un suave vainilla en las paredes- imprimen dulzura. Alfombra, de Maisons du Monde. Cojín de suelo, de Filocolore. Muñecos, de A Loja do Gato Preto. Mantita, de Mini Papillon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Una alfombra para sus primeros pasos

Para suavizar el contraste con el suelo, en madera oscura, se ha colocado una alfombra lavable en tonos neutros y con goma antideslizante para evitar caídas cuando María comience a dar sus primeros pasos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Cuna de barrotes

La sencillez impera en este dormitorio. La elección de textiles lisos y tonos nada arriesgados aseguran el éxito de la composición. Los cojines y muñecos dinamizan la cuna.  Cuna, de Mini Papillon. Ropa de cuna y cojines, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
El armario

Se optó por un modelo exento de dos cuerpos, realizado en madera en color blanco y cristal. Los cuarterones se revistieron con tela. Al planificar la distribución interior de los módulos piensa que la ropita del bebé en perchas no cuelga demasiado, pero que esto cambiará en unos años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Plano del dormitorio

La sencillez es prioridad
El mobiliario, todo de Mini Papillon, que decora esta habitación se escogió de forma práctica, para que se adaptase a las necesidades de un bebé.

1 ARMARIO. De dos cuerpos y situado a la izquierda según se accede. Las puertas abatibles con cuarterones de cristal, decorados por un aspa en madera, y tiradores en blanco esconden en el interior un maletero, el hueco para la ropa colgada y un módulo de cajones.
2 CUNA Y BUTACA. La ventana se sitúa en el extremo de uno de los frentes más largos. Un estor de tela en color blanco con discretos lunares bordados tamiza la luz natural. Delante, la cuna. En una esquina, una butaca.
3 CAMBIADOR. A juego con la cuna, en la pared de la derecha se apoya un práctico cambiador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños