El cuarto del bebé con vistas al futuro

Las irregularidades de la planta de esta habitación se han salvado con muebles evolutivos, que sacan partido a los recovecos.

image
1 de 7
Cuna evolutiva

Álvaro, el pequeño que disfruta de este dormitorio, aún duerme en cuna. Sus padres escogieron un diseño que resolviera las necesidades presentes de un bebé, pero también las de un niño mayor, para los próximos años.
En la silla, cojín de jirafa, de venta en A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Detalles decorativos handmade

El móvil que cuelga del techo decora una esquina entre dos tabiques. Copia la idea y hazlo tú misma. Solo necesitas un aro de madera y varios muñecos pequeños de tela, croché o fieltro. Cuélgalos con cordones o cintas y, ¡listo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Zona de juegos

El centro de la habitación lo ocupa una mesita de juegos con dos sillas. Estos elementos junto con las alfombras, colocadas de manera transversal, rompen la linealidad de una planta rectangular. Debajo de la ventana se ha colocado un mueble con los cuentos del pequeño.
Estantería de suelo y baldas, de Ikea. Alfombras, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Muebles convertibles

Una cuna amplia y un cambiador con cajones de almacén se transforman sin dificultad en una cama y una mesilla. El color blanco del mobiliario permite adaptarlo a todos los gustos.
Mobiliario, de Bebepolis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Dormitorio en azul y blanco

Sobre una base neutra en colores suaves, tanto en las paredes como en el mobiliario, se ha escogido el clásico azul pastel para los complementos y textiles: cojines, ropa de cama y estor.
En la cuna, cojines, de venta en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Un espacio a su medida

Las paredes de la habitación se han decorado con un zócalo a media altura en rayas verticales en dos colores y rematado con una moldura en color blanco. En la parte superior, un color liso continúa hasta el techo. Delante del armario, uno de los rincones preferidos de Álvaro: la pizarra para pintar.
Cesto, de Zara Home. Pizarra, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Plano y distribución del dormitorio

Una habitación irregular bien aprovechada
Álvaro goza de un dormitorio a su medida, que soluciona sus necesidades de niño: descanso, higiene y juego. ¡Y en poco espacio!

1 DORMIR. Uno de los retranqueos de la planta se ha aprovechado para encajar una composición evolutiva con cuna y zona de cambiador anexa. En un futuro, y al desmontar las piezas debidamente, se convertirán en una cama, una mesilla, una estantería y una mesa de estudio.
2 JUGAR, LEER, PINTAR... Una estantería debajo de la ventana para los cuentos, un par de baldas en la pared, una mesita con sillas en la que pintar, hacer puzles o leer y una pizarra de pie completan el cuarto. Los juguetes y muñecos se mantienen en orden en cestas en el suelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños