¡Un cuarto para compartir!

Adriana y Blanca, de edades próximas, se han acostumbrado a compartir todo en su cuarto: juguetes, lecturas, ropa y ¡también el baño!

Habitación infantil
Miriam Yeleq

La interiorista Susana García Peredo diseñó y decoró el amplio y luminoso cuarto de sus hijas con el fin de que les pudiera durar unos cuantos años. Los muebles customizados le dieron ese toque personal que lo hacen especial.

Realización: Pilar Perea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dispuestas en paralelo
Miriam Yeleq

Para el descanso de las hermanas se eligieron dos camas en línea adosadas a la pared y en perpendicular respecto a la ventana. Los cabeceros, recuperados y retapizados, eran del cuarto de su madre cuando era pequeña. Papel pintado, de Osborne & Little. Cojines sobre las camas, de Ikea y Zara Home.

En tonos pastel. Una cómoda separa las dos camas a modo de mesilla común. Ésta se pintó en tonos pastel, a juego con la ropa de cama y las paredes neutras. Sobre ella, dos apliques facilitan las lecturas nocturnas. Cómoda, de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
White & mint
Miriam Yeleq

La cómoda, customizada en blanco y verde menta, cuenta con cajones donde guardar la ropa más ligera y huecos para almacenar sus primeros cuentos. ¡Las mariposas les encantan! Están presentes en los cojines y en la pantalla de la lámpara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
mini estanterías
Miriam Yeleq

Para acostumbrarles a que la organización impere en su cuarto desde edades tempranas, toma nota: unas baldas en la pared para exponer los cuentos y unas mini estanterías en forma de casitas, adornadas con una guirnalda, son perfectas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño
Miriam Yeleq

Revestido en gresite, el baño sigue la misma tónica cromática. La encimera de mármol, en beis, acoge dos lavabos integrados y el mueble inferior, diseñado por Susana a medida, se pintó en tonos empolvados. El escalón que facilita a las niñas el acceso a los lavabos es, en realidad, un cajón donde guardar zapatos. Cuando ya no sea necesario, se puede empujar hacia dentro para quedar a ras de las puertas. Al fondo se dispuso la bañera, con medio tabique escalonado y cerramiento de cristal. Toallas y accesorios, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con dos camas y un cuarto de baño
Hearst Infografía

1. ÁREA DE DESCANSO Y ZONA DE JUEGOS. Junto a la ventana se dispusieron dos camas idénticas de 90 cm separadas por una cómoda que ambas hermanas comparten. El centro del dormitorio quedó libre para jugar en el suelo.

2. ALMACENAMIENTO. Se eligieron diversas soluciones. Frente a las camas se dispuso un armario ropero que cubre un frente. Unas baldas y mini estanterías albergan cuentos, y la cómoda, ropa ligera.

3. CUARTO DE BAÑO. Junto a la habitación, las niñas cuentan con su propio baño, con dos lavabos y una amplia bañera donde compartir juegos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños