Un dormitorio en colores claros

El cuarto de Martina respira absoluta serenidad gracias a la sabia elección del gris en paredes, muebles en blanco y sutiles pinceladas de color.

image
1 de 4
En azul y rosa

Junto a la cama se dispuso un mueble de almacenamiento con puertas en el que se guardan libros, ropa y juegos para conseguir mantener el orden.

Fotos, cajas y libros decoran su superficie junto con decorativas lámparas quitamiedos, ideales para lucir por la noche. Lámpara de cerámica en forma de luna (36 €/sin bombilla), de Kenay Home. Sobre el escritorio, cuaderno, de Ikea.

La elección del blanco en muebles y el gris en paredes resultó todo un acierto, por su carácter atemporal. Mientras, accesorios y textiles, lisos o con sutil estampado, ponen la nota de color con absoluta discreción. Ropa de cama, de Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Cama con estructura blanca

La cama de estructura blanca se llena de romanticismo gracias a los suaves tonos pastel de los textiles. Junto a la ventana, el cabecero con tapa sirve de estante y de contenedor para guardar los cojines. Papel pintado Pussy willow, de Laura Ashley (66 €/rollo). Cama, de Conforama. Cojines en forma de estrella (26 €/1) y caja de luz (89 €),de Kenay Home. Luminosos en forma de cactus y flamenco (4 € c/u), de Primark Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Zona de estudio

Todo lo necesario. Frente al piecero, se aprovechó un hueco para colocar la zona de estudio de cara a la pared y facilitar así la concentración. Junto a la mesa, un buc de almacenamiento, una silla regulable y una papelera. De Ikea: alfombra, escritorio (39,99 €) y cajonera con ruedas Micke (49,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Con cama nido, escritorio y armario

Las habitaciones pequeñas exigen un mobiliario básico, como este cuarto que cuenta únicamente con lo necesario: la cama, el escritorio y el armario ropero 

ZONA DE DESCANSO.
Delante de la ventana y pegada a la pared se ubicó la cama de 90 cm. Cuenta con una cama supletoria por si Martina quiere invitar a dormir a alguna amiga.

ALMACENAMIENTO. Al otro lado de la cama se colocó el armario ropero, de dos puertas. A los pies de la zona de descanso, un mueble cerrado mantiene en orden libros y cuadernos. Detrás de la puerta de entrada se dispuso una estantería de pared.

ESCRITORIO. Se aprovechó un retranqueo de la pared para colocar una mesa de estudio, a la que se le añadió un módulo con cajones, que aumenta su superficie útil. Le acompaña una silla ergonómica de altura regulable y una alfombra redonda, donde a Martina le gusta sentarse a menudo a leer y jugar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Niños