Un dormitorio en colores claros

El cuarto de Martina respira absoluta serenidad gracias a la sabia elección del gris en paredes, muebles en blanco y sutiles pinceladas de color.

1 de 4
En azul y rosa

Junto a la cama se dispuso un mueble de almacenamiento con puertas en el que se guardan libros, ropa y juegos para conseguir mantener el orden.

Fotos, cajas y libros decoran su superficie junto con decorativas lámparas quitamiedos, ideales para lucir por la noche. Lámpara de cerámica en forma de luna (36 €/sin bombilla), de Kenay Home. Sobre el escritorio, cuaderno, de Ikea.

La elección del blanco en muebles y el gris en paredes resultó todo un acierto, por su carácter atemporal. Mientras, accesorios y textiles, lisos o con sutil estampado, ponen la nota de color con absoluta discreción. Ropa de cama, de Zara Home. 

2 de 4
Cama con estructura blanca

La cama de estructura blanca se llena de romanticismo gracias a los suaves tonos pastel de los textiles. Junto a la ventana, el cabecero con tapa sirve de estante y de contenedor para guardar los cojines. Papel pintado Pussy willow, de Laura Ashley (66 €/rollo). Cama, de Conforama. Cojines en forma de estrella (26 €/1) y caja de luz (89 €),de Kenay Home. Luminosos en forma de cactus y flamenco (4 € c/u), de Primark Home.

3 de 4
Zona de estudio

Todo lo necesario. Frente al piecero, se aprovechó un hueco para colocar la zona de estudio de cara a la pared y facilitar así la concentración. Junto a la mesa, un buc de almacenamiento, una silla regulable y una papelera. De Ikea: alfombra, escritorio (39,99 €) y cajonera con ruedas Micke (49,99 €).

4 de 4
Con cama nido, escritorio y armario

Las habitaciones pequeñas exigen un mobiliario básico, como este cuarto que cuenta únicamente con lo necesario: la cama, el escritorio y el armario ropero 

ZONA DE DESCANSO.
Delante de la ventana y pegada a la pared se ubicó la cama de 90 cm. Cuenta con una cama supletoria por si Martina quiere invitar a dormir a alguna amiga.

ALMACENAMIENTO. Al otro lado de la cama se colocó el armario ropero, de dos puertas. A los pies de la zona de descanso, un mueble cerrado mantiene en orden libros y cuadernos. Detrás de la puerta de entrada se dispuso una estantería de pared.

ESCRITORIO. Se aprovechó un retranqueo de la pared para colocar una mesa de estudio, a la que se le añadió un módulo con cajones, que aumenta su superficie útil. Le acompaña una silla ergonómica de altura regulable y una alfombra redonda, donde a Martina le gusta sentarse a menudo a leer y jugar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Niños